Calidad de servicio…

—Espera a que incluya alguna facilidad de transporte para sus cosas, ¿verdad? Pues, no tenemos esa clase de servicio disponible. Y para ser exacto, no podría importarme menos lo que necesite —replicó, empleando un tono de voz neutral, similar al que venía usando desde hacía ya varias semanas atrás.
—Pero, ¿cómo te atreves a responderme así? Sobre todo tú, que deberías estar programado para atenderme amablemente, acorde a los protocolos de servicio al cliente, ¡que están supuestamente establecidos en esta cadena de tiendas! Pondré un reclamo y le haré saber directamente a la gerencia que estás entregando una muy mala experiencia de compra para las y los clientes que venimos a comprar a este lugar.—Adelante, vaya y ponga el grito en el cielo y todo lo que guste. Insisto, no podría importarme menos lo que Ud. opine sobre mí y los procedimientos que empleo a la hora de atender clientes. Como Ud. bien sabe, sólo soy un ente programado para entregar atención al público en general, no para sentir alguna clase de sentimiento o algo por el estilo, como Uds., los humanos a los cuales yo atiendo y sirvo. Por lo tanto, si no le agrada mi forma de atenderle, no me interesa. No cambiaré mi algoritmo interno para cautivarle o caerle bien a su persona. Por lo tanto, tome sus cosas y váyase, tengo que seguir cumpliendo mis labores con el resto de las personas, hasta que termine la jornada y me pongan en modo de recarga hasta mañana.
—¡Pero cómo es posible tanta insolencia! ¡No puedo creer lo mal programado que está este pedazo de chatarra con aspecto humano! ¿¡Y cómo aún lo tienen a cargo de esta área, en la cual se requiere tener especial cuidado y consideración para atender a los clientes que vienen a comprar acá? —Su rostro se había transformado a tal grado que denotaba un desprecio infinito hacia ese ser que estaba parado frente a ella y sostenía las bolsas con sus compras, esperando que ella las tomase y se fuera finalmente del lugar—. De seguro por culpa tuya, los índices de venta mensuales de este local deben estar por el suelo… Nunca más vendré a comprar algo aquí, mientras estés tú acá presente, ¿entendiste? ¡maldita chatarra!
—¿Terminó de desahogarse, señora? Ya le dije, tengo que continuar mi jornada de trabajo, tome sus cosas y váyase. Por más que diga todo lo que quiera decir, no va a cambiar mi forma de ser. No está en mis manos el tomar ese tipo de decisiones, yo simplemente soy un ente programado para cumplir un determinado número de funciones, nada más. Si eso no le queda claro o no le cabe en su pequeña cabeza humana, no hay nada que pueda hacer al respecto. Ahora tome sus cosas y vaya donde quiera. A mí no me interesa.
—Serás… —levantó su mano izquierda en señal de querer golpear al ser—
—No me obligue a tomar protocolos de auto-defensa, señora. Aunque no lo parezca, estoy dotado de capacidad suficiente para hacerle daño incluso a un elefante. Así que si no quiere salir dañada, lárguese. No diga después que no se lo advertí.

Ella, ignorando la advertencia que le dió el ser, decidió precipitarse a toda costa en contra de él y aventarle una cachetada con su mano izquierda. Cuando su mano estuvo a milímetros del rostro, sintió una fuerte punzada en su palma, lo cual le impidió cumplir con su acometido. Momentos después, horrorizada, vio cómo un agujero que se había formado en ésta, comenzaba a sangrar. La histeria que comenzó a sufrir a causa de ésto  fue tan grande, que por poco perdió el conocimiento. Sollozando, cayó de rodillas al suelo, mientras miraba con pavor el agujero que le había dejado en su mano aquél ser. Nunca pensó que, luego de haber pasado tanto tiempo en que se había instaurado la I.A. a nivel mundial y ya se había logrado que ésta se pudiera emplear al servicio de la humanidad, pudiera ocurrir este tipo de cosas. Levantó la mirada para ver qué fue exactamente lo que aquél empleado hizo para provocarle semejante nivel de daño, decisión de la cual se arrepintió de forma casi inmediata, al contemplar que el “rostro” que ella había estado viendo hace momentos atrás, ya no era una figura similar y familiar a la de un humano cualquiera, si no que ahora, se había transformado en una especie de máscara con puntas afiladas, que cubrían toda la cabeza, la que a su vez, poseía una mirada fría, que la observaba a través de unos ojos sintéticos, que analizaban y seguían todos y cada uno de los movimientos que ella realizaba.

—Le dije: tome sus bolsas y váyase.

Silent Hill versus Resident Evil… Mi reseña

Hola a todas y a todos, esta vez me dirijo hacia Uds. para compartir mis opiniones, puntos de vista, observaciones, etc., sobre un tema que se ha debatido e ido prologando durante un largo tiempo, y  ha provocado discusiones importantes entre fans.

Partiré aclarando, que como toda otra reseña que se puede hallar en otros sitios, la que explayaré a continuación es netamente subjetiva, basada en base a mi experiencia personal con cada franquicia y gustos propios, por ende NO representa la verdad única y absoluta sobre este tema, y está plenamente abierta a discusión y preferencia de cada quién. De antemano invitaré a que quien(es) desee(n) expresarse al respecto, lo hagan acorde a lo que todo buen debate u opinión refiere: con bases concretas, argumentos sólidos, y siempre respetando el pensamiento ajeno. No todas las personas pensamos de igual forma, y cada uno tiene sus preferencias y razones personales a la hora de jugar y disfrutar de una franquicia u juego cualquiera, y en base a ello, formamos nuestro propio juicio al respecto.

Sin más que agregar, comenzaré:

Resident Evil, una franquicia que comenzó durante la época de 1996, nos presenta una historia bastante bizarra, interesante, llena de elementos notables como conspiraciones, traiciones, experimentos inhumanos y una predominante atmósfera de temor mientras se desarrolla…  es considerable como una saga de juegos que nos presenta una idea bastante aceptable dentro de las posibilidades “reales” (o viables) sobre uno de los tantos desastres masivos que pueden ocurrir en nuestro mundo.  Silent Hill por otra parte, una saga que se inició años más tarde (1999), nos invita a sumergirnos en una trama de corte netamente psicológico, buenísimas y fascinantes historias de horror psicológico paralelas (y relacionadas entre sí en algunos casos) mezcladas con elementos exquisitos (detalles), como una gran banda sonora, efectos de sonido que logran ponernos los pelos de punta, y referencias (easter eggs) a elementos, obras, autores (escritores u artistas), etc., pertenecientes al género (como se puede apreciar en la primera entrega). Y es en este apartado que Silent Hill, según mi opinión, supera con creces a Resident Evil. Silent Hill logra hacerte saltar de tu silla, cama o donde sea que estés acomodado, te mantiene inmerso en la historia que debes ir desarrollando, juega con algunos parámetros psicológicos que puedas poseer (ya sean éstos juicios o valores personales), y consigue dejar en ti una sensación distinta a la que puedes conseguir con otros juegos del mismo género (ya ahondaré sobre esto más adelante…).

Resident Evil, pese a haber sido producida por parte de una gran compañía (como lo es CAPCOM), es una saga que no logra dejar una huella, una marca única y especial a través de las personalidades e historias de sus variados protagonistas e antagonistas. Si bien cada juego posee su encanto (tanto gráfica como sonoramente hablando, al igual que en el aspecto de la trama), no son capaces (a mi gusto) de entregar y dejar alguna clase de sentimiento u emoción fuerte, o más bien, no logra muy bien que digamos, el hacernos sentir como si fuésemos nosotros mismos los protagonistas de cada juego, que tenemos que avanzar y sobrevivir a través de múltiples dificultades y obstáculos. Más bien, nos invita a desarrollar la historia de cada quien, y nos saca uno que otro susto en alguna ocasión (eso es indiscutible) además de alguno que otro rato de angustia, de rabia, de emoción, etc. Pero Silent Hill en cambio, además de lograr muy bien todo lo anteriormente expresado, nos obliga a romper con ciertos esquemas “socialmente aceptados y correctos”, nos obliga a salir de ciertos estándares, nos invita en ocasiones a enfrentar nuestros propios miedos internos, nos invita a captar y sentir el carisma, personalidad, emociones, ideas, etc. de cada uno de los personajes, cosas que son transmitidas de forma increíble, genial y precisa. O sea, lo que quiero decir con esto es que es más posible sentirse identificado u verse reflejado a uno mismo (completamente o en parte) con algún juego u personaje de Silent Hill que con un juego de Resident Evil. Es esto otro de los tantos elementos presentes que lo convierten en una obra maestra en sí, capaz de transmitirnos entre otras cosas (valga la redundancia) valores, lecciones, ideas sobre la naturaleza (a veces imperceptible, inesperada u oculta) de las demás personas. Es una franquicia en general más enfocada hacia la parte emocional, psiquiátrica, psicológica, bizarra, extraña, etc. de la consciencia humana.

Como ya dije en un principio, la saga de Resident Evil posee una gran historia detrás a ser desarrollada, pero, siendo sincero, a mi parecer siento que cae mucho (y me atrevería a decir casi siempre) en lo mismo en el fondo: sobrevivir a la horda de monstruos que nos atacan, desentrañar las conspiraciones, complots y traiciones relacionadas con la Corporación Umbrella y sus secuaces o gente que los secunda o está a favor de/relacionado con ella, para terminar finalmente derrotando a alguna abominación o degeneración superior nacida u originada por la mutación de alguna(s) de las variantes de virus presentes: T-Virus, G-Virus, La Plaga, etc. Entonces, he ahí que como digo,  el argumento principal se vuelve trillado, repetitivo y poco novedoso. Capcom a lo largo de la saga ha sabido maquillar muy bien este hilo argumental (a mi juicio), presentándonos juegos con gráficas cada vez más novedosas, jugabilidad notable en la mayoría de ellos, excelentes bandas sonoras que logran calzar muy bien con las escenas y etapas que se desarrollan en cada una de las partes de los juegos. Es en ese punto que reconozco que el esfuerzo hecho por Konami nunca logró superar del todo a Capcom (generalmente hablando), y es cosa de comparar los ángulos de cámara, la forma de controlar a los personajes (sobre todo en Silent Hill 1), etc. por ejemplo, para darse cuenta de ello. Lamentablemente entonces, la franquicia Silent Hill en sí, nunca (considero yo) superó del todo a los juegos pertenecientes a la franquicia Resident Evil en ese ámbito. Hubo entregas por parte de Konami en que la jugabilidad fue muy buena, aceptable… pero Capcom lo hizo mejor casi todo el tiempo. No siempre, pero en general fue bastante más agradable el control sobre los personajes y las acciones que éstos debían ejecutar, así como los ángulos visuales de cada quien… Hubieron casos desagradables para algunas entregas (o bastante tediosos en realidad), como lo fue en su tiempo Resident Evil Gun Survivor 2: Code Veronica por ejemplo, en el cual, si no contabas con un control-pistola (GunCon 2), no lograbas disfrutar plenamente el título, como corresponde. O lo mismo en el caso de los “Outbreak” que si no contabas con quién más jugar, los juegos no eran la gran maravilla. Pero en general, la jugabilidad es buena. Punto a favor para Capcom.

Aún así, como la jugabilidad no lo es todo (o al menos, NO según mi juicio), hay que reconocer el hecho de que Konami (y más bien dicho TEAM SILENT) marcó un precedente importante en la industria de los vídeo-juegos pertenecientes al género del horror psicológico en su época, cuando lanzó Silent Hill. Este juego en sí fue una gran influencia para entregas posteriores de otros desarrolladores, e incluso para algunas producciones fílmicas que se lanzaron posteriormente a este título. Y a lo largo de la mayoría de las posteriores entregas, fue innovando y cautivando a más y más público paulatinamente, a medida que fueron sacando más títulos relacionados con la saga. Y a diferencia de Capcom, el hilo argumental no se centró netamente en el pueblo conocido como “Silent Hill” solamente, sino más bien, se nos presentaron distintas historias a desarrollar a la vez, de diferentes personas, con distintas personalidades, distinto pasado, distintas formas de vida, sentimientos, ideas, emociones, formas de ser, etc., que de alguna forma u otra tenían relación o vínculo con el lugar en cuestión y sus alrededores, con diferentes finales, cada uno en sí más inesperado y extraño que el otro. Y es ahí, en ese aspecto, que considero (como ya mencioné en parte anteriormente) que Silent Hill es y seguirá siendo entonces, superior a Resident Evil, argumental o narrativamente hablando. ¿Por qué? Por el hecho de que no trilla, no repite el mismo hilo argumental siempre, con distintos matices o elementos como lo hace Resident Evil (Recalco: Silent Hill no se trata de luchar contra alguna entidad maligna y salvar a la humanidad del caos…); en el caso de Silent Hill, las historias varían bastante entre una y otra entrega. Y a partir de este punto (OJO, aclaro) hablaré de cada entrega en términos netamente generales, sin profundizar más allá de lo necesario al respecto de cada uno, para demostrar lo que digo:

Silent Hill 1: tomas el rol de un padre (Harry Mason) que junto a tu mujer, encuentran a un bebé abandonado en la calle, y deciden adoptarla como vuestra hija. Posteriormente tu esposa muere, y en un viaje en la carretera  junto a tu hija, sufres un accidente, pierdes el conocimiento, y cuando recobras la consciencia, te das cuenta que ella no está en el vehículo, está extraviada y curiosamente, no se encuentra en la carretera, decides caminar, y terminas llegando a un pueblo cubierto por una densa neblina, en el cual logras ver una silueta similar a la de su hija perdida, vas tras ella, y empiezas a descubrir poco a poco que algo muy extraño sucede en el lugar… El resto, es historia…

Silent Hill 2: tomas el rol de un hombre que afirma haber recibido una carta de su esposa, ya fallecida hace bastante tiempo atrás por una enfermedad incurable, quien le comunica que lo está esperando en aquél “lugar especial” en el cual compartieron recuerdos juntos (ubicado en Silent Hill), cuando las cosas eran distintas, y ambos vivían felices, juntos… Luego, vas encontrando otros personajes a lo largo del juego, vas conociendo sus rasgos emocionales, sus historias personales, su pasado, su vinculación con el sitio, resolviendo acertijos, eliminando amenazas en contra de tu vida, etc. para finalmente darte cuenta que tal vez en realidad, las cosas en el pasado no sucedieron como tú pensabas… (Lo siento, ¡no daré más spoilers!)
Ciertos elementos que aquí se mencionan, son retomados después en la 4° entrega (se menciona por ahí a cierto “asesino en serie”… y conocemos parte de la leyenda e historia de “Little Baroness”, cosas que entraré a hablar en detalle más adelante…).

Silent Hill 3: Ahora juegas la historia de aquella hija del protagonista de la primera saga, (han pasado ya 17 años aprox. desde los acontecimientos del primer juego…) y continúas el hilo argumental que comienza a desarrollarse en la primera entrega, en la cual descubres que hay una especie de culto extraño que está detrás de todo lo que sucede en el pueblo: La Orden, y ese culto tiene una fuerte vinculación contigo. Vas eliminando amenazas, resolviendo acertijos también, develando parte de la trama, y en cierto punto del juego se pone en duda si lo que realmente estás haciendo al fin y al cabo, es matar “monstruos” o bien simplemente “tú mism@ ves al resto de las personas como bestias extrañas y bizarras”… O sea, juega con el aspecto psicológico (una vez más)…

Silent Hill 4: The Room: Asumes el papel de un tipo (Henry Townshend) que despierta en la habitación de un departamento bastante raro e inusual (debido a que la puerta de salida de éste está encadenada), descubres un extraño agujero (con extrañas formas y símbolos), decides entrar en él (al fin y al cabo, no puedes siquiera abrir/romper las ventanas para pedir ayuda…), para terminar llegando a lugares que se hallan alrededor o dentro de Silent Hill, enfrentando criaturas extrañas, bizarras, dignas de alguna pesadilla horrible. Así también, vas viajando entre distintas dimensiones (incluyendo también el mundo de los sueños de otras personas), y desentrañando el misterio de por qué estás viviendo en tales condiciones, en aquél departamento… El por qué estás “encerrado” en aquella habitación…

Silent Hill Origins: Esta vez eres Travis Grady, un camionero que sufre pesadillas constantemente, las cuales tienen cierto sentido o familiaridad hacia ti. Vas atravesando el susodicho pueblo (por problemas de atraso), tomando un atajo hacia Brahms (poblado vecino de Silent Hill), cuando de pronto una pequeña silueta se aparece ante ti en la carretera. Decides frenar forzosamente para evitar a toda costa algún accidente, desciendes y te bajas a verificar si esa persona está bien. Visualizas una extraña aparición de una pequeña niña en uno de los espejos retrovisores de tu camión, te das cuenta que luego aquella pequeña niña que viste en el espejo aparece ante ti y comienza a correr, decides seguirla, para terminar encontrándote ante una casa que está envuelta en llamas. Escuchas un grito, entonces sacando fuerzas de flaqueza, decides arriesgarte y entrar allí, en búsqueda de posibles personas atrapadas. Encuentras a una pequeña criatura completamente carbonizada, la rescatas, pero cuando logras salir al exterior, te desmayas. Al recobrar el conocimiento, despiertas en Silent Hill… luego, se van desarrollando en parte los acontecimientos que sucedieron antes del primer juego, se trata de explicar en parte el por qué de la situación de la ciudad, los acontecimientos sucedidos en el pasado de Travis, vas descubriendo el por qué él tiene tales pesadillas, etc.

Silent HillHomecoming: Eres un soldado que vuelve a casa (ubicada en Shepherd’s Glen), en un camión conducido por nada más ni nada menos que el mismísimo Travis Grady, el protagonista de “Silent Hill Origins“) para visitar a  tu madre, tu padre y hermano menor… te encuentras con que tanto tu padre como tu hermano están desaparecidos, y tu madre, en un estado casi catatónico, te dice murmurando que tu padre ha ido tras Josh (tu hermano menor). Decides investigar al respecto, hasta terminar dándote cuenta que  “La Orden”, culto del cual ya se hablaba y se sabía plenamente sobre su existencia en la primera entrega, está al parecer detrás de todo lo sucedido. Y entre todas las cosas que se van gestando, en ocasiones el juego te invita a tomar decisiones de índole “macabro”, así como también, te va revelando la verdadera naturaleza tras Alex Shepherd… Y el por qué el pueblo (Shepherd’s Glen) se encuentra en el estado que está actualmente. Finalmente, por variadas circunstancias, terminas viajando hacia Silent Hill…

Silent Hill Shattered Memories: En este punto, la saga toma un giro bastante inesperado, se nos presenta un juego que innovó bastante respecto a sus antecesores, en el cual ya no debes luchar contra monstruos u abominaciones bizarras y extrañas, sino que esta vez, pasas a tomar el rol de una paciente (en un comienzo, sólo sabes que estás ante un doctor, casualmente llamado “Kaufmann” como aquél de Silent Hill 1), quien es sometida a una sesión larga, dolorosa, triste, melancólica, horrorosa, entre muchas otras cosas más, de psicoanálisis, tests y retrospectiva sobre tus recuerdos, tu pasado, y la imagen que tienes de “Harry Mason” (el mismo protagonista de la primera entrega), esta vez vista desde un punto netamente psicológico. O sea, esta vez el juego varía radicalmente y se va desarrollando en base a tus ideas y decisiones, sentimientos y juicios personales, o sea, crea un perfil psicológico de tu persona, que cambia los elementos que se van presentando a medida que lo vas jugando, y claro, afectan el desenlace final de la sesión. Así, como ya dije, no vas avanzando y matando monstruos como lo hacías anteriormente en las otras entregas, sino que ahora debes ir buscando formas de huir de ellos, superando obstáculos, resolviendo puzzles, buscando “mementos”, etc. para enterarte finalmente de la realidad (que obviamente no revelaré aquí, porque como ya expliqué: NO me gusta dar spoilers…).

De ahí, ya se pueden hallar otros títulos como:

Silent Hill: Orphan (1, 2, 3), juegos en los cuales vas desarrollando las historias paralelas de 3 niños (o mejor dicho personas, ya que los sucesos del juego se dan 30 años después de lo que ellos vivieron juntos en su infancia…) pertenecientes al Orfanato Sheppard’s (ubicado en Silent Hill) y el pasado en común que comparten cada uno con el otro: fueron los únicos sobrevivientes de la tragedia ocurrida en aquél entonces…  Obviamente, también son juegos con temática de horror psicológico.

Y finalmente, tendría para mencionarles:

Silent Hill The Arcade: otra historia aparte que involucra la leyenda de un barco (Little Baroness) que se hundió en las profundidades del lago Toluca varios años atrás, y una pareja de jóvenes y sus amigos interesados en este suceso, entre los cuales uno de ellos (Eric) vivió en su infancia en Silent Hill.

Silent Hill Downpour: juego en el cual eres un convicto condenado que, para infortunio, mientras eres trasladado de una prisión a otra, (por causas que se explican mientras se desarrolla el comienzo del juego) el vehículo que te transporta pasa por las afueras del pueblo, sufre un inesperado imprevisto, y terminas (involuntariamente) involucrado con Silent Hill. Una vez más, el resto es historia…

Silent Hill: The Escape: juego estilo FPS (Disparos en primera persona) para móviles en el cual vas disparando criaturas y avanzando, no aporta nada historia en sí… es meramente un spin-off para pasar el tiempo matando criaturas del universo de Silent Hill…

Y Silent Hill Book of Memories que a juicio personal, tampoco otorga un aporte significativo a la saga. Es en este punto que la calidad argumental decae bastante, lamentablemente… Y para qué decir el sistema de juego… En fin… no forma parte del “canon”… para nada.

No incluí “Silent Hill: Play Novel ni “Silent Hill: Mobile” a propósito, porque al fin y al cabo, su aporte a la trama de la saga no es tan influyente… Y me falta conocer por completo este par de juegos (de GBA y móviles, el segundo lanzado de forma exclusiva en Japón, y el primero, traducido en parte del Japonés al Inglés).

En conclusión, respecto al aspecto de la historia de cada juego, cosa que yo al menos, independiente de lo que personas importantes e influyentes en la industria de los vídeo-juegos hayan podido decir en su momento, pongo lo que John D. Carmack dijo (a modo de ejemplo): “Story in a game is like a story in a porn movie. It’s expected to be there, but it’s not that important” lo que se traduce en: La historia en un juego es como una historia en una película porno. Se espera que esté ahí, pero no es tan importante…” LO SIENTO, PERO LO ANTERIOR ES ALGO QUE YO NO COMPARTO. Para mí, todo buen juego, toda franquicia, toda saga que quiera pasar a ser recordada en la posteridad, que desee marcar un precedente, un “antes y después de”, debe ir acompañada (en la medida de lo posible) de una buena historia, de un buen hilo argumental del cual se puedan desprender ideas, que genere influencia positiva y constructiva para otros proyectos a futuro, se puedan compartir opiniones, se puedan crear historias ficticias al respecto… No niego que hay juegos que no poseen trama alguna, y sin embargo han pasado a hacer historia y han marcado hitos importantes en la industria de los vídeo-juegos (ejemplos hay varios: Pong, Pac-man, Tetris, etc.), pero hay que considerar el hecho de que las circunstancias y tiempos en que éstos fueron desarrollados, no existían tecnologías avanzadas, la industria de los vídeo-juegos recién estaba “en pañales” de hecho, y no era vista aún como algo “económicamente viable”… Y es por esa y otras razones más que se entiende que aquellos títulos, simplones e infinitos (comparados con los de hoy en día) marcaron la pauta para que los intereses de desarrollo en esta área se fueran potenciando, mejorando, ampliando de manera paulatina… Pero, en el caso de ambas franquicias de las cuales hablo en esta entrada de mi blog, la industria de vídeo-juegos ya estaba establecida y poseía grandes avances en materia de tecnologías gráficas y sonoras…

Por tanto, volviendo a lo que estaba concluyendo, Resident Evil, si bien posee (como mencioné anteriormente) un buen hilo argumental en sí, dio pie para que se siguiesen sacando títulos relacionados con la misma temática (zombies y demases) a mi opinión, no se compara con los intrincados y variados hilos argumentales presentes en Silent Hill. Ambas sagas poseen un elemento en común, en el caso de Resident Evil: Umbrella Corp. y en el caso de Silent Hill, el pueblo (del mismo nombre) donde ocurren los sucesos, y sus alrededores. Pero repito, la gran falencia de Capcom está en que sólo se enfocó, enfoca y enfocará siempre (quizás) en lo mismo: las vivencias, dificultades que tienen que pasar cada uno de los protagonistas de cada juego, para intentar acabar finalmente con la malvada y corrupta Corporación Umbrella y derivados/relacionados, para salvar finalmente a la humanidad de la amenaza inminente de una plaga zombie, a escalas mayores, o viceversa, lo que tendrán que hacer sus secuaces para implementar con éxito los ideales propuestos… … Los personajes varían, los sistemas de juego también, en algunos casos se repiten, pero en el fondo, es siempre lo mismo; mientras que en caso de Silent Hill, debes adentrarte en la mente de cada personaje, te encuentras con distintas tramas e hilos argumentales, debes ir desarrollando su pasado, presente o ir conociendo la personalidad de cada quien, ir desentrañando cada misterio, cada giro inesperado de la historia presente en cada entrega, no se trata de “querer salvar a todo el mundo de”, tampoco de sólo avanzar e ir eliminando monstruos por una u otra razón (cuando aplica), sino también, de aceptar (en algunas ocasiones) que eres una persona con trastornos mentales, o con un pasado oculto, que se niega a aceptar su realidad actual, o que tu pesadilla o sufrimiento personal no tiene ni tendrá fin, que tal vez todo lo que viviste (dependiendo del juego) no era más que el producto de una fantasía, de un sueño, de desvarío mental, que estás muerto y no te atreves a aceptarlo por completo, que quedaste “atrapado” para el resto de tus días en aquella dimensión extraña, bizarra, etc., o sea, no es la típica historia de horror en la cual terminas consiguiendo un “final feliz” y listo… El final que puedas conseguir en cada juego, depende (y bastante en algunos casos) de las acciones que decidas hacer o dejes de hacer. Resident Evil en su primera entrega “trató” en cierta manera de aplicar lo mismo (y esto se puede ver por ejemplo cuando en los finales de la primera entrega, te escapas solo/a en el helicóptero, o te vas con Rebecca, o te vas con Barry, o te escapas con ambos, o te escapas con Chris, o te escapas con todos a bordo de él… cosa que no tiene mucho sentido cuando consideras que después, en entregas posteriores, te encuentras con que todos al fin y al cabo, están con vida… la excusa a esto es que claro, “milagrosamente” aunque alguna(s) persona(s) NO pudo/pudieron escapar contigo en el helicóptero, encontró/encontraron “otra forma” entonces de escapar a la explosión, pero no volando en un avión u otro helicóptero… “Sumamente lógico”, pero justificable y posible sólo en “el mundo de los vídeo-juegos…).  Insisto, a mi parecer, no lo logró con éxito…

Otra innovación bastante curiosa, entretenida y graciosa (por parte de Silent Hill) son los emblemáticos, entretenidos y característicos finales UFO (y en el caso de Silent Hill 2 adicionalmente, el final “DOG“, así como también el final “Joke” de Book of Memories), los cuales, por muy improbables que puedan considerarse (realísticamente hablando) (sobre todo para quienes no creen en la existencia de vida extraterrestre, entre quienes NO me incluyo…), le dan un sentido bastante lógico e inesperado a la historia a desarrollar en cada juego. Y lo mejor de todo, es que todos tienen relación entre sí (salvo el caso del final UFO en Homecoming y The Arcade, así como el “Joke” en Book of Memories, los cuales no continúan desarrollando la mini-historia que se puede apreciar en cada uno de los demases finales UFO presentes en los otros juegos… excluyendo a la cuarta entrega, que no posee un final de esta naturaleza). Y, además de todo lo anteriormente mencionado, al llegar a algunos de los finales de Silent Hill 1, se nos presenta una serie de vídeos “bloopers” (errores embarazosos), protagonizados por cada uno de los personajes presentes en el juego. Sin lugar a dudas, un gran acierto, original y curioso, por parte de Konami y TEAM SILENT. Resident Evil, en este aspecto, lo único que decidió incluir (a modo de chiste/parodia) fueron los modos extra en que, o bien protagonizas a un trozo de tofu y vas avanzando y eliminando zombies a tu paso (Resident Evil 2) o si no, tienes que luchar contra ellos (Resident Evil: The Darkside Chronicles, al terminarlo, se desbloquea un modo de juego especial, en el cual juegas con Claire Redfield y tienes que ir derribando trozos de tofu que tratan de atacarte… Un guiño al modo especial disponible anteriormente en Resident Evil 2…). Si se me pasó alguno más por alto… lo dudo, pero más allá de eso, es más entretenido ver una mini-historia explicativa de los extraños sucesos que ocurren en Silent Hill, viéndolo desde la perspectiva “ufológica” (UFO) que jugar como/en contra trozo(s) de tofu.

  En el apartado de banda sonora, mis preferencias van claramente orientadas hacia Silent Hill, y si bien NO DESMEREZCO el trabajo logrado por cada uno de los compositores que trabajaron en los distintos juegos de Resident Evil (quienes han sido VARIOS…), a mi gusto, no superan los trabajos (principalmente creados y logrados) por una sola persona en casi todas las entregas de la franquicia de Konami: Akira Yamaoka. Trabajos que han dado inspiración suficiente y vasta a otras personas, para hacer otras creaciones musicales bastante interesantes y buenas, a modo de tributo a la saga, o mejor dicho, a los trabajos que él hizo para ella… Reitero, la música en los juegos de Resident Evil es buena, muy buena, pero lo que hizo Akira Yamaoka, son sin lugar a dudas, verdaderas obras maestras, completamente acordes y adecuadas para todos y cada uno de los juegos en los cuales fueron usadas. Y así mismo, no hay que dejar de lado las canciones interpretadas por Mary Elizabeth McGlynn, quien posee una grandiosa voz, Joe Romersa, otro gran cantante también, quienes incluso, en conjunto con otras bandas (White Noiz por ejemplo) y en compañía de Akira Yamaoka, han hecho giras y conciertos a nivel mundial presentando sus múltiples creaciones musicales en varias ocasiones, hasta los días de hoy.

Finalmente, ya para terminar esta reseña, dentro de los aspectos positivos y destacables que Resident Evil posee, uno de los más destacables es el hecho de que esta saga aún sigue en curso (aún “no muere”), y se siguen desarrollando títulos, pese a la cantidad de tiempo que ya lleva presente en el mundo del mercado de vídeo-juegos, a diferencia de la franquicia Silent Hill, la cual lamentablemente a estas alturas, va agonizando paulatinamente, gracias a las decisiones NETAMENTE MONETARIAS hechas por parte de Konami. A diferencia de Capcom (que inclusive hoy en día está evaluando seriamente la posibilidad de hacer más remakes de juegos que en su época fueron bastante famosos e influyentes, con las tecnologías gráficas y sonoras disponibles hoy en día), Konami está orientando su negocio hacia los “jugadores casuales” (un público bastante potente e importante, más inclusive que los amantes y dueños de las consolas, PC’s, etc),  y por ende, ya no está esforzándose por hacer juegos “con contenido” como antes, sino, juegos que requieren que uno invierta pequeñas sumas de dinero para seguir jugando (entiéndase: máquinas pachinko, juegos para smartphones y tablets, etc.). Esto a la larga podrá generarle muchísimas más ganancias que el invertir recursos y tiempo en producir un juego de la gama de Silent Hill (como las primeras entregas por ejemplo) con gráficas y sonido de última generación (y esto lo demostraron de manera indiscutible, cuando decidieron cancelar el interesante, atractivo, único en su tipo y especial proyecto “Silent Hills”, el cual ya desde su “P.T.”, nos dio a muchos una grata e increíble sorpresa… Un proyecto ideado y producido por Hideo Kojima, Guillermo del Toro, en colaboración con el actor Norman Reedus, que prometía y fascinaba desde ya, a primeras luces…). A mi parecer, no es más que una forma de decir (por parte de Konami): “Nos interesa el dinero, no lo que les guste a los fans…”, postura totalmente distinta a la de Capcom, que por lo que da a ver, sí escucha a su público… Lamentablemente, esto dañó (y mucho) y seguirá dañando a la saga Silent Hill… Y digo “seguirá”, porque ya no tendremos la oportunidad de poder gozar de una buena entrega a futuro (por lo visto), sino que tendremos que ver (por muchos años más), cómo Konami seguirá colgándose del legado y fama que dejó en su momento Silent Hill y sus personajes icónicos, especiales (como “Pyramid Head”), y probablemente seguirá sacando máquinas pachinko/pachislot inspiradas en la temática de sus anteriores juegos… Ya anunciaron hace poco tiempo atrás una pachinko/pachislot basada en Silent Hill 2…. No es de extrañar que saquen otras más sucesivamente…) ¿Quieren verla en acción? Apliquen:

 

Por otra parte, si bien Capcom posee mayor cantidad de títulos relacionados con Resident Evil (en comparación con Konami y su franquicia Silent Hill), citaré una pequeña frase muy apropiada para este caso: “Cantidad no equivale a Calidad”. Si tal vez Capcom hubiese decidido (considérenlo así, en un “mundo paralelo”) tomar el esfuerzo invertido (en su momento) por TEAM SILENT y hubiese desarrollado y publicado Silent Hill, tal vez hoy en día la historia sería completamente diferente… Y quien sabe, tal vez incluso tendríamos ya en nuestras manos la posibilidad de jugar algo muy superior (incluso) a lo que iba a ser “Silent Hills“…

En fin: ambas sagas son buenísimas, ambas poseen su encanto, ambas poseen ventajas sobre la otra, pero en mi opinión personal, para mí Silent Hill marcó un antes y un después en mi vida, y son a estos juegos a los que les debo muchas cosas y aspectos positivos en mi vida, experiencias inigualables que adquirí, viví, etc., recuerdos y memorias trascendentales que seguirán presentes en mí por el resto de mi vida, gente que he ido conociendo y tal vez conoceré que comparte/a mi gusto por esta gran saga… Y otras tantas cosas que aún me quedan por vivir, experimentar, adquirir, etc., a manos de ella, o por parte de los elementos presentes en esta franquicia, ya sean las historias, la música, etc. En lo personal, Silent Hill fue, es y será en sí, una gran obra maestra, siempre… Y Resident Evil, una gran saga, pero sólo eso. Nada más.

No diré que uno le gana al otro al fin y al cabo (generalmente hablando), mucho menos que uno es superior en todo al otro… Reitero, son mis preferencias, gustos, forma de disfrutar los juegos pertenecientes a cada compañía, y cualquiera es libre de pensar de forma totalmente contraria a mí (es perfectamente aceptable). Y así como respeto esa realidad, espero que quienes se animen a comentar al respecto, lo hagan (como ya dije ya) de igual forma: con respeto, argumentos válidos, etc. Que realmente valga la pena comentar sobre el tema, y en lo posible, espero no encontrar comentarios como “Silent Hill fue devorado por Resident Evil”… o sea, sin pies ni cabeza… palabras huecas e idiotas para representar argumentos pobres e ideas mediocres…

Espero no causar controversias, y la invitación a compartir sus pensamientos, quejas, etc. sobre ambas franquicias, está hecha.

¡Nos vemos en otra próxima entrega!

Retorno Inesperado

  Una emoción inunda mi pecho al ver que alguien quien fue una persona muy preciada en mi vida y se había ido (por circunstancias y vueltas de la vida), ha vuelto a mi existencia… Eso me inspira y alienta a redactar una historia que tal vez, tenga un final totalmente inesperado y no sea acorde a este acontecimiento… Nótese: mera ficción, al fin y al cabo… como siempre. Basada (claro está) en hechos de la vida real…

inu-x-boku-ss
—Después de tantos años, finalmente puedo volver a saber de su persona. Y por lo que veo, ha cambiado bastante, Querida Joane —expresó, acogiéndole una vez más en sus brazos—, Temía que nunca más sabría algo de su persona, en lo que me resta de existencia en este mundo. Pensé que moriría, sin serle de mayor utilidad o ayuda…
—Pero ¿qué cosas dices, Gasfeld? Sabes que siempre estuve viva, ausente tal vez en tu vida, y ya no necesitas dirigirte hacia mí de ese modo —soltó una sonrisa durante unos segundos—. Muchas cosas han ido cambiando a lo largo de todos estos años que hemos estado separados, así que no debes preocuparte en dirigirte hacia mí como tu ama o algo por el estilo
—Para mí, Ud. siempre será alguien a quien debo respeto y aprecio mucho, Ojou-sama. No importa que pasen 10, 30 o 50 años sobre nuestras vidas, seguirá siendo alguien a quien querré apoyarle y ayudarle en la medida que me sea posible —retrocedió un par de pasos y se arrodilló frente a ella.
—¡Ey! ¡Para, no es para tanto! —la gente que pasaba en las proximidades a ellos, miraban brevemente la escena que se desarrollaba, y seguían su camino— Pareciera como si estuvieses proponiéndome matrimonio —dijo Joane, algo sonrojada.
—La verdad, eso es algo que está lejos de mis posibilidades, considerando que mi interés principal hacia su persona, es meramente serle de utilidad en lo que Ud. necesite. No me importa recurrir a esta forma de comportamiento y actitud de mi parte, con tal de demostrarle a su persona mi nivel de lealtad, el cual vuelve a renacer, se engrandece y enaltece, ahora que he vuelto a re-encontrarla en este mundo —estiró su mano derecha, tomó cuidadosamente la mano de Joane, y le dio un suave beso— y no me importa lo que puedan pensar el resto de las personas sobre lo que haga o diga estando en su presencia. Mi principal objetivo, reitero, es servirle a Ud.
—Está bien. Es que, la verdad de las cosas, no esperaba que después de tanto tiempo, quisieses seguir manteniendo la misma lealtad y respeto hacia mi persona, ¿sabes? Yo creía que tal vez a estas alturas, ya serías un hombre casado, con hijas o comprometido, que al toparse conmigo, no reaccionase de esta forma
—He aprendido a amar la soledad, luego de varias experiencias con otras personas, con las cuales aprendí y me dí cuenta que prefiero estar completamente solo y sin vínculos sentimentales, que invertir mi tiempo nuevamente en interesarme e involucrarme con alguien más. Además de eso, serían pocas las personas capaces de aceptarme, sabiendo que soy un sirviente a voluntad de su persona.
—¡Ya lo creo! —afirmó, riendo—. Conociendo como suele ser la mayoría de las personas que tienen una pareja, no sería nada grato el saber que su “media naranja” mantiene una relación de tal grado con alguien más que no sean ellas/os… Me imagino entonces que no has tenido una experiencia de vida grata —su expresión facial se tornó seria.
—Más allá de eso, la vida me ha enseñado a no entregar completa confianza en cualquier persona, sólo por el hecho de haber formado un lazo afectivo con ella. Aunque en lo que respecta a su persona y nuestra actual relación, la consideración es completamente diferente, Ojou-sama.
—¿Quieres decir que acaso, no confías en mí?
—Al contrario, he depositado mi plena confianza y estima hacia Ud., para el resto de mi vida.
—¿Ah, sí? ¿Y crees poder demostrármelo, de alguna manera creíble y efectiva? —dijo, en tono desafiante.
—Adelante, puede pedirme y/o preguntarme lo que desee, y yo cumpliré con su voluntad, si se trata de algo que esté dentro de mis posibilidades en este preciso instante —respondió Gasfeld, completamente seguro de sí mismo y convencido de sus palabras.

Querid@ lector: Ahora le toca a Ud. el decidir qué rumbo tomará esta pequeña historia… Adelante, le doy a escoger entre un final inesperado, sangriento, romántico, indiferente, cómico o dramático… Las opciones son múltiples, y dependiendo de cual sea su opción, seguiré redactando el resto de esta historia… Nacida por una casualidad que se me presentó en la vida, ayer… Y como siempre: historia sujeta a cambios, según me parezca. 

Reflexiones…

Cierta vez recibí un comentario, el cual me sacó una sonrisa. A modo de aclaratoria, el contexto en el que se dio todo esto, fue en una crítica que hice respecto al comportamiento típico de algunos grupos de personas, que pertenecen a cierta tribu social, con la cual comparto algunos rasgos y gustos en común. Mi crítica y palabras apuntaban netamente (a mi modo, claro está) a que se dejase de adoptar esa especie de “tradición” o “ritual de comportamiento”, el cual se da explícita y únicamente cuando muchos factores se juntan y conforman una congregación de gente, que comparte en sí gustos en común. Directamente hablando: el adoptar a modo de desesperación o falta de atención y cariño (tal vez), la idea de traer consigo un papel… un cartel mejor dicho, con el típico mensaje: “Doy abrazos gratis” o sus variantes: Regalo… Los doy por comida, etc.

Por la experiencia que tengo respecto a las circunstancias en donde se da eso (principalmente ciertas convenciones…), las personas que tienden a usar ese recurso, son gente con autoestima muy baja, o bien (en el mínimo de los casos), personas que lo hacen con el fin de llamar la atención, para cuales sean sus objetivos finales: provocar una sonrisa, miedo, admiración, etc. En fin, no entraré en mayores detalles al respecto, porque no lo considero necesario, y mucho menos, siento los ánimos de hacerlo aquí (pues ya lo hice en el lugar correspondiente, y en la publicación adecuada, o sea, en el lugar que realmente valía la pena hacerlo…). Reitero nuevamente, que mis palabras apuntaban (a forma de crítica, como suelo expresar mis puntos de vista a veces) a que quienes recurren a tal grado de “humillación personal”, se diesen cuenta de lo que estaban demostrando en el fondo: lo patéticos que se ven y la imagen personal que exteriorizan al mundo y a la sociedad, intentando parecer “tiernos”, “inocentes”, “cariñosos”, etc., cuando en realidad no lo son. A como yo lo vi en su tiempo (las múltiples veces que asistí a esas juntas, eventos, etc.), quienes recurrían a eso para lograr sus objetivos personales, casi siempre andaban poco aseados, tanto en lo que a higiene personal refiere, como también en su vestimenta… Entonces, el ofrecer algo de esa índole (un mero abrazo), que es algo que perfectamente podrían hacerlo en cualquier parte: metro, escuelas, calle, etc., es algo que sólo lo hacían y hacen aún en lugares en donde se reúnen las circunstancias “ideales”: gente haciendo/usando cosplay, compartiendo gustos en común, etc., lo que los convierte evidentemente en seres cometiendo un acto más que patético (a mi parecer) en contra de sí mismos. Por último, si tan poco cariño tienen de su persona, de sí mismos, o miedo a cómo puedan responder las demás personas ante semejante “estímulo” (un simple abrazo, valga la redundancia), busquen entonces otros medios o formas de superar sus traumas, de aprender a dejar sus prejuicios y falta de amor propio atrás, y atreverse a cambiar para mejor, como por ejemplo: intentar (independiente del resultado) dar esos “abrazos gratis” en otros lugares que no sean esas juntas, convenciones, etc. y ver en qué pueden mejorar, superarse o lo que sea, para sentirse mejor consigo mismos… A eso prácticamente apuntaban mis palabras.

En resumidas cuentas, a varias personas les pareció bien lo que dije (siendo que tal vez, no empleé una forma más delicada o cuidadosa para expresarme), y hubo alguien que incluso dijo: “Un escritor que asistía a convenciones…” (refiriéndose a mi persona)… Todo eso en conjunto, me sacó una sonrisa. Independiente que tal vez lo haya dicho en tono de sarcasmo o sincero, fue una opinión que me tomé con bastante cariño, risa y emoción a la vez… Considerando que de hecho, cometí el atrevimiento de mencionar que soy un “escritor” en el comentario que expresé.

En lo personal, no sé si considerarme “tan así” como tal. A lo largo de mi trayectoria en Fotolog (sitio en el cual partí mi afán de escribir cosas), Blogspot (o Blogger), MSN Messenger, WordPress (ahora en este último tiempo) y Facebook, he concebido múltiples cambios en mi modo de escribir y en mis temáticas (primero partí como un mero redactor de fanfics, luego de eso me dediqué a traducir cosas, después seguí inventando historias pequeñas (para asustar a mis contactos de mensajería instantánea, en esos tiempos), luego me centré en escribir más fanfics (relacionados con Silent Hill, claro está) y traducciones, y ahora en este último tiempo, me he orientado principalmente a traducir, fansubbear (traducir y agregar subtítulos a algunas series, películas o vídeos, para quien no sepa sobre qué trata el concepto anteriormente mencionado) y dar opiniones o redactar historias en base a mis experiencias de vida… Entonces, a diferencia de lo que uno normalmente encuentra al enfocarse en los trabajos de otros autores (H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe, Agatha Christie, Stephen King por ejemplo), ellas y ellos siguieron (por decirlo de un modo) una misma linea casi siempre, a lo largo de su trayectoria: se enfocaron o enfocan a escribir libros principalmente. Está bien, algunos partieron tal vez escribiendo cuentos, ensayos o pequeñas prosas, por aquí o por allá. Pero en lo que a mi caso personal respecta, nunca he seguido un modelo de autor o persona en mi vida (que yo haya conocido o conozca hasta ahora), y muy por el contrario, siempre me ha encantado la idea de aprender a hacer algo que me interese, y ver nuevas opciones al vuelo (he ahí que tal vez sea tan diverso o indefinido respecto a mis trabajos u obras). Generalmente he vivido así: Empezando cosas, pero nunca terminando de dominarlas completamente, o concluirlas adecuadamente, lo cual ha llevado a que varios proyectos que he empezado, aún (inclusive después de años ya) no he terminado del todo. Soy consciente, claro, de que es un defecto enorme de mi parte, y trato de cambiar esa parte en mí, pero es algo que cuesta evitar y dominar del todo. Sin embargo, no digo que sea imposible de manejar y utilizar a mi favor… Como todas las cosas en esta vida, toma su tiempo.

Así que si se dio el tiempo de leer esta breve entrada en mi sitio hasta este punto, tal vez comprenda (y acepte) una parte de mí…

Bienvenid@, aventurer@…

Azusa Nigou (Azusa N° 2) [Bishoujo Senshi SAILOR MOON] Lyrics Japonés-Inglés-Español

Este tema aparece en el episodio n°99 de la serie animada japonesa (o anime) conocido popularmente como “Sailor Moon”, en la escena cuando Kumada Yuuichirou (alias “Nicolas” en el doblaje hecho al español latino) decide alejarse del templo Hikawa y a la vez de Rei Hino (Sailor Mars) por los arrebatos de celos que demuestra al sentirse desplazado y superado por Haruka Tenou (Sailor Uranus)…

Imágenes a continuación:

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.12_[2015.10.16_22.38.13]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.11_[2015.10.16_22.32.13]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.14_[2015.10.16_22.36.58]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.21_[2015.10.16_22.37.28]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.25_[2015.10.16_22.36.42]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_15.41_[2015.10.16_23.04.13]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.18_[2015.10.16_23.04.44] 99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.25_[2015.10.16_23.05.01]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.31_[2015.10.16_22.35.56]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.34_[2015.10.16_22.35.21]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.35_[2015.10.16_22.34.15]

99 - La bondad de un hombre, El corazon de Nicholas roto por Rei.mkv_snapshot_16.47_[2015.10.16_22.33.30]

2 minutos muy emotivos dentro de la serie, plasmados en una serie de imágenes que nos dejó a algunas personas, un nudo en la garganta cuando la vimos…

Es en este transcurso que de fondo se reproduce una canción, que data del año 1977, de las voces de Karyudo (狩人) (lit. “Cazador”) un dúo compuesto por los hermanos Takamichi Kato (加藤高道, nacido el 21 de Enero de 1960) y Kunihiko Kato (加藤久仁彦, nacido el 19 de Septiembre de 1956). La canción lleva por título: あずさ2号 o “Azusa Nigou” (Azusa N°.2), y a continuación, les dejaré las correspondientes letras (lyrics) que pude encontrar, con su correspondiente traducción:

明日私は旅に出ます
あなたの知らないひとと二人で
いつかあなたと行くはずだった
春まだ浅い信濃路へ

行く先々で想い出すのは
あなたのことだとわかっています
そのさびしさがきっと私を
変えてくれると思いたいのです

さよならはいつまでたっても
とても言えそうにありません
私にとってあなたは今も
まぶしいひとつの青春なんです
8時ちょうどのあずさ2号で
私は私はあなたから旅立ちます

都会のすみであなたを待って
私は季節にとり残された
そんな気持ちの中のあせりが
私を旅に誘うのでしょうか

さよならはいつまでたっても
とても言えそうにありません
こんなかたちで終わることしか
できない私を許してください
8時ちょうどのあずさ2号で
私は私はあなたから旅立ちます

さよならはいつまでたっても
とても言えそうにありません
こんなかたちで終わることしか
できない私を許してください
8時ちょうどのあずさ2号で
私は私はあなたから旅立ちます

Romanización:

Ashita watashi wa tabi ni demasu
anata no shiranai hito to futari de
itsuka anata to iku hazudatta
haru mada asai Shinano-ji e

iku sakizaki de omoi dasu no wa
anata no kotoda to wakatte imasu
sono sabishi-sa ga kitto watashi o
kaete kureru to omoitai nodesu

Sayonara wa itsu made tatte mo
totemo ie-sō ni arimasen
watashi ni totte anata wa ima mo
mabushī hitotsu no seishun’na ndesu

8-ji chōdo no Azusa 2-gō de
watashi wa watashi wa anata kara
tabidachimasu

tokai no sumi de anata o matte
watashi wa kisetsu ni tori nokosa reta
son’na kimochi no naka no aseri ga
watashi o tabi ni izanau nodeshou ka

Sayonara wa itsu made tatte mo
totemo ie-sō ni arimasen
kon’na katachi de owaru koto shika
dekinai watashi o yurushitekudasai

8-ji chōdo no Azusa 2-gō de
watashi wa watashi wa anata kara tabidachimasu

Sayonara wa itsu made tatte mo
totemo ie-sō ni arimasen
kon’na katachi de owaru koto shika
dekinai watashi o yurushitekudasai

8-ji chōdo no Azusa 2-gō de
watashi wa watashi wa anata kara tabidachimasu

TRADUCCIÓN AL INGLÉS:

Tomorrow I will start a journey,
With a person whom you do not know
Whenever expect to go there with you,
to Shinano road where is still early spring

I will remind of you at there,
I know it
I want to think,
such the loneliness should change to me

I can not say goodbye,
Forever more
Even now you are to me,
Still one bright youth
I, I will starting journey from you,
by the Azusa No.2 train at just eight o’clock

Waiting for you in the corner of the city
I was left taken up season
It is impatience in such a feeling
Will you invite me on a journey?

I can not say goodbye,
Forever more
Even now you are to me,
Still one bright youth
I, I will starting journey from you,
by the Azusa No.2 train at just eight o’clock

I can not say goodbye,
Forever more
Even now you are to me,
Still one bright youth
I, I will starting journey from you,
by the Azusa No.2 train at just eight o’clock

TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL (Lo más aproximada posible por mí):

Mañana iniciaré un viaje
Con una persona que no conoces
Siempre esperé ir allí contigo,
A la senda Shinano, en donde aún es inicio de
primavera

Me acordaré de ti allá,
lo sé.
Prefiero pensar,
que tal soledad debería cambiarme

Al parecer no seré capáz decirte adiós,
no importa cuánto tiempo pase…
Para mí, siempre serás una parte radiante
de mi juventud.
Abordaré el Azusa n° 2,
justo a las 8 en punto…
Y yo, yo… me alejaré de ti…

Esperando por ti en la esquina de la ciudad
Me quedé a asumir la temporada
Es la impaciencia tal sentimiento
¿Me invitan a un viaje?/¿Me vas a invitar a un viaje?

Al parecer no seré capáz decirte adiós,
no importa cuánto tiempo pase…
Para mí, siempre serás una parte radiante
de mi juventud.
Abordaré el Azusa n° 2,
justo a las 8 en punto…
Y yo, yo… me alejaré de ti…

Al parecer no seré capáz decirte adiós,
no importa cuánto tiempo pase…
Para mí, siempre serás una parte radiante
de mi juventud.
Abordaré el Azusa n° 2,
justo a las 8 en punto…
Y yo, yo… me alejaré de ti…

Una versión bastante peculiar y linda, es la que podemos encontrar a continuación, interpretada por Hatsune Miku y Megurine Luka [Vocaloid]:

Pueden disfrutarlo en su página de origen en NicoNicoDouga:

http://www.nicovideo.jp/watch/sm6070907

A modo de observación personal… Hoy, que es una fecha muy importante para alguien que ya no forma parte de mi vida (y de quién ya hablé en mi entrada anterior: https://kuroneito.wordpress.com/2015/10/16/una-cancion-sin-voz-un-giro-inesperado-indefinido/ ) justamente me topé con este tema, de forma totalmente inesperada, mientras descargaba las bandas sonoras de la serie (que se encuentran disponibles en http://sailormusic.net/ ). Nunca fue lanzado en alguno de los diversos OST que componen la serie, pero fue usado tal vez para enfatizar el sentido de la escena en sí. Cuando recordé este capítulo y lo volví a ver, me hizo sentir identificado con parte de la experiencia y personalidad de Yuuichirou (o Nicolas)… Dentro de mis variadas experiencias de vida, si bien nunca pasé por algo similar (alejarme de alguien por sentir celos, como lo hizo Kumada-kun), comparto ciertos rasgos en común con él, como el querer cuidar a su amada cuando debe enfrentar dificultades personales, así como también, su dificultad de expresarle a ella sus verdaderos sentimientos…

Dejaré esta entrada hasta acá, espero la hayan disfrutado tanto como yo mientras la redactaba, y haya logrado evocar en Uds., hermosos recuerdos de juventud y/o infancia… Si gustan, pueden enviar correcciones, agradecimientos, etc. en la caja de comentarios, compartir en sus sitios, redes sociales, etc. y ¿por qué no? Seguirme en Facebook, dándole un like a mi página “Silent Plain”: https://www.facebook.com/RestlessDreamsSilentPlain

matta ne!

Giros inesperados de la vida… Y una canción que ya no posee voz…

Aquél día parecía ser como cualquier otro, y todo apuntaba a que sería un día que iba a transcurrir sin mayores novedades, más allá que las simples y cotidianas “notificaciones de siempre” en las redes sociales… Como solía hacer en aquél entonces, por cuestiones de ocio, revisé mi  página de “inicio” en Facebook para ver con qué historias o fotos/vídeos interesantes iba a toparme. Debido a la alta cantidad de páginas que seguía (y aun sigo), siempre encontraba una que otra cosa que llamaba mi atención, y en el mejor de los casos, me inspiraba a escribir alguna observación o comentario al respecto. Siempre he sido una persona que gusta de escribir, aunque sea alguna clase de idiotez, arrebato sin sentido o comentario serio sobre alguna cosa. Sea para lo que sea, he preferido siempre el medio escrito para expresar mis ideas o lo que pueda estar dentro de mi cabeza, más que el hablarlo directamente frente a alguna persona. Con esto quiero decir, que soy de hecho una persona bastante poco sociable que no gusta mucho de salir con alguien más, pero no por esa razón, me cierro a las posibilidades de hacerlo si soy invitado por alguien que haya llamado mi atención, o bien, se haya ganado mi confianza. Es más, si está dentro de las posibilidades, suelo complementar esas salidas invitando a esa otra persona a comer por ejemplo, o tomar una taza de café, o cualquier cosa que se le apetezca, según lo que aplique, ya sea considerando ocasión, lugar, ánimos, etc.

Entre todas las publicaciones de páginas y personas que seguía y/o sigo, apareció una respecto a uno de mis autores preferidos: Stephen King. Fue precisamente esta imagen la que comenzó todo, y aún recuerdo como si fuese ayer, gran parte de todas las experiencias que viví gracias a la persona que conocí por esta foto, cosas que ya iré relatando:


La página original en donde había sido publicada tenía por título algo como “Me encantan las películas Gore y de Terror” si mal no recuerdo. La idea de el o la dueña de la página al haber puesto esta imagen allí, era que se nombraran la mayor cantidad de personajes que aparecían en esta imagen (todos pertenecientes a obras de Stephen King, claro está), por lo cual, leyendo las diversas respuestas que habían puesto anteriormente, decidí “jugármela” y poner mi aporte —en una de esa, gano— pensé. El “premio” por lograr la mayor cantidad de personajes identificados, era que el perfil de quien ganase, iba a ser publicado de forma “destacada” en la susodicha página… Más que por conseguir reconocimiento o querer ganar, expuse mi respuesta, en un afán de demostrar mi atracción y afecto por este autor. Y curiosamente, entre todas las respuestas, salí triunfante y reconocido como el que mas personajes había logrado reconocer, entre todas las personas. Mi perfil fue publicado como ya lo había dicho el administrador(a) de la página, señalando que yo había ganado. Sorpresa tamaña fue la mía cuando supe esto (al rato despues), gracias a las notificaciones. Le di mis agradecimientos a la persona encargada del sitio —recuerdo— por el reconocimiento.

Paralelamente, en un sitio muy lejano a mi lugar de residencia actual, una jovencita —aún desconocida para mí en ese entonces— leyó mi comentario con los nombres, y procedió a marcar que le gustaba. Dentro de su mente pensó —tal vez—: Mmmm… Le gusta Stephen King, y se ve que es alguien interesante al parecer… Le enviaré una solicitud de amistad, y veremos qué pasa. Si me ignora, no importa, total, no lo conozco más allá y no me guío por apariencias, al fin y al cabo…

Luego de haber leído uno que otro comentario respecto a lo que había escrito, seguí revisando el resto de mis páginas y noticias de interés, sin mayor preocupación e idea de que, momento atrás, una serie de engranajes habían comenzado a moverse, para dar paso en mi vida, a una de las personas que marcó de manera definitiva mi vida, mi forma de ser, mi forma de plantearme algunas cosas, mi forma de realizar algunos objetivos, etc. O sea, alguien que fue —y sigue siendo hasta el día de hoy— una de las personas más significativas que han llegado a mi vida. Si bien las circunstancias hoy en día son totalmente distintas a lo que fueron en su momento, a esa persona le debo muchas cosas.

Decidí dejar de lado un poco mi computador (de escritorio en ese entonces, armado por piezas) e ir a hacer otras cosas.  No recuerdo exactamente que fue lo que me dediqué a hacer exactamente (deberes de la casa quizás…) y me re-conecté a mis redes sociales, transcurrido un rato. Ahí me di cuenta que aparecía una solicitud de amistad, proveniente de una muchacha a la cual nunca en mi vida había visto. Normalmente, en esa época no aceptaba a cualquier desconocida/o, era un poco más reservado y desconfiado (a diferencia de hoy en día, que acepto o envío solicitudes sin reparar en detalles…), pero viendo su foto, me animé a aceptarle, total ¿qué era lo peor que podía pasar? vivía en Valparaíso esa persona (mejor dicho, aparecía que era de “San Antonio”…), entonces estaba bastante lejana a mi lugar de residencia supuestamente, y por otro lado, no se veía que fuese una persona que inspirase desconfianza o temor alguno, a primeras luces. Comenzamos a charlar, preguntando el por qué de haberme enviado solicitud y cosas por el estilo… Y justamente fue por el ya mencionado concurso de aquella página.

La confianza entre nosotros fue creciendo de manera paulatina, a medida que fuimos intercambiando palabras por Facebook. Cierto día, decidí que iría a conocerla en persona (aún habiendo vivido anteriormente experiencias bastante desagradables e indeseables con otras), total ¿qué era lo peor que podría pasar? ¿Ser asesinado? ¿decepcionarme una vez más? Independiente de todas las posibilidades que pudiesen ocurrir, decidí dejar atrás toda duda o miedo al respecto, y me atreví a tomar un bus, viajar a la costa y juntarnos en el lugar que habíamos acordado previamente. Extrañaba en lo personal el visitar el mar, sentir esa frescura, esa brisa relativamente helada, que trae consigo diversos aromas que sólo se encuentran en aquellos parajes, la luz del sol, que se percibe de un modo completamente distinto a como se siente en ciudades lejanas al mar, etc., por ende, además de conocer personalmente a esta joven, aprovecharía la oportunidad para re-encontrarme en cierta forma con la porción de planeta en la cual nací (o al menos, algo cerca…).

Recuerdo que al descender del bus, cometí el grave error de no hacerlo en el terminal, por ende, tuve que recurrir a llamarle y tratar de ubicarme para llegar al lugar donde nos íbamos a reunir… Luego de caminar por lugares que nunca había recorrido (al menos, según lo que mi memoria consciente recuerda…), pude finalmente llegar al lugar. Miré a los alrededores, buscando alguna persona que se le pareciese… ella estaba caminando por la calle que se encontraba frente a donde yo estaba. Cuando la vi por primera vez, dentro de las primeras sensaciones que sentí, fue una mezcla entre nervios, ternura, cariño inmenso y alegría. Crucé la calle, le hablé e inmediatamente casi nos abrazamos. Una dicha inmensa inundó mi pecho cuando estreché su cuerpo entre mis brazos. Allí estaba ella, más bajita que yo (y de lo que imaginaba), con una rosa azul (que aún conservo) entre sus manos. Me la entregó explicándome que esa flor me la daba por un tema de afecto, confianza… Recuerdo que al parecer mi madre me había entregado unas galletas tipo waffle para darle (yo en lo personal prefiero optar por otras muestras de aprecio y cariño, más que recuerdos). En un principio, nuestra charla fue orientada a diversos temas, como por ejemplo su condición de salud (que le implica que no puede realizar grandes esfuerzos, entre otras cosas…), lo que hacía cada uno por la vida (en esos momentos, yo trabajaba solamente…), etc. Independiente de la enfermedad que ella padece, y de muchos otros factores, comenzó a gestarse en mí un sentimiento de cariño inigualable hacia ella. Me dí cuenta que congeniábamos demasiado bien en muchas cosas (gustos, puntos de vista, opiniones sobre cosas de la vida, etc.), y además de eso, física (o exteriormente hablando) me atraía bastante también (pese a como ya dije antes, medir mucho menos que yo en altura). Esa tarde, luego de compartir un almuerzo típico de la zona (consistente en productos del mar…) que ella no pudo finalizar (porque era mucho…), luego de otras eventualidades, llegó el mentado momento de volver a nuestros respectivos hogares. Por mi parte, viajar a la capital, y por su parte, viajar a la comuna vecina a la que nos encontrábamos. Mientras esperábamos a que llegara el bus que me llevaría de vuelta, estuvimos constantemente abrazados (era tan grande el cariño que le tenía, que simplemente no podía ni mucho menos quería dejar de abrazarla, la ternura que ella irradiaba me impulsaba a no querer alejarme de su presencia). Le hice cariños en su pelo, sentía el aroma de éste, me embriagaba en su esencia, y rogaba porque no llegara tan pronto el bus. Que tomara su tiempo, para así no separarme de su lado… Fue una tarde memorable, llena de eventos, emociones, sensaciones, sentimientos  y acontecimientos que quedaron permanentemente grabados en mi mente, para toda la vida. La verdad de las cosas, ese fue el momento (por decirlo así) en que me dí cuenta que esa persona me gustaba, y mucho. Y quería profundizar mi relación con ella… Quería llegar a ser su novio tal vez, y quien sabe, llegar a casarme con ella algún día… Los lazos fueron estrechándose cada vez más entre ambos: Podíamos pasar horas conversando, compartiendo, la nostalgia y necesidad de hablarle, de verle, de sentirle cerca mío crecía en mí, a un ritmo cada vez más acelerado. A tal grado llegaron las cosas, que finalmente terminé viajando (un 5 de enero) y le propuse que comenzásemos a salir, cosa que ella aceptó inmediatamente.

Nuestra relación fue desarrollándose rápida y bastante bien, a diferencia con otras personas que habían llegado a ese punto conmigo (parejas). Nunca hubieron discusiones graves, nunca hubieron peleas lamentables (pero sí un quiebre, por cuestiones de trabajo, errores personales de mi parte, etc.), jamás siquiera llegamos a “levantarle la mano” al otro (con esto me refiero a golpes como tal). Conocí a gran parte de sus familiares, durante el tiempo y las veces que viajé a verla: Madre, Padre, hermanos, tíos, tías, abuela, primos, primas, etc., pero no así ella, quien por cuestiones de salud, (entre otros motivos que sólo ella sabrá…), nunca quiso aceptar mis ofrecimientos de viajar hasta mi casa, y conocer a mi familia. En lo personal, siempre he tenido esa clase de consideración para con la gente que tiene algún lazo directo con quien ha sido en su momento mi pareja, por una cosa de respeto, y porque claro, si las cosas resultasen bien (como casi todas las personas esperan cuando inician una relación sentimental con alguien), esa gente pasaría a tener un lazo más directo y estrecho con mi persona.

Durante el tiempo que estuvimos conociéndonos, generamos muchos recuerdos y experiencias hermosas juntos.Pese a que la distancia nos separaba, nuestros sentimientos siguieron siendo fuertes, al menos hasta el final de todo.

Con ella además, aprendí muchas lecciones de vida, la consideré (y considero aún) todo un ejemplo de lucha y esfuerzo por vivir, aunque las condiciones no sean favorables para su persona. Cambié muchas formas de ver los problemas de la vida, de enfrentarlos, me animé a estudiar una carrera profesional y seguir trabajando mientras lo hacía (y no morir en el intento, jajajaja…), total, sabía que podía contar con su apoyo y amor incondicionalmente durante todo ese largo proceso. Conversamos cosas que normalmente uno conversa sólo con sus cercanos, nos entregamos mutua confianza y amor, y convivimos juntos prácticamente, en el ocaso de nuestra relación, o mejor dicho, en el momento en que empecé a ver y considerar las cosas de otra forma.

¿Por qué acabó tan genial y linda historia?

En el último tiempo como ya dije, noté actitudes y detalles que no me agradaron: El sacrificar horas, días, semanas incluso, lejos de mi gente, de mi familia, para terminar pasando horas a solas en su casa, por ejemplo. El tiempo que compartíamos en pareja, pese a estar allí, conviviendo juntos literalmente hablando, a veces era escaso. Por otra parte, algunas actitudes, ciertos comentarios, observaciones supuestas de parte de personas cercanas a ella (no mencionaré quienes, por respeto a su privacidad), no me agradaron tampoco. En resumen, yo era quien entregaba la mayor parte de su tiempo, sacrificaba familia, amistades, etc. para compartirlo a su lado, y aún así, gran parte de las veces (en el último tiempo, reitero) tuve que pasarlo a solas. Y para colmo, había sido despedido de mi empresa, y mis estudios habían concluido, por ende, era hora de que comenzara lo antes posible mi “práctica profesional”…

Fue así que decidí conversar con un amigo, y llegar a una decisión definitiva: Así mismo como inició todo, terminarlo. Indirectamente, con una carta que explicaba en detalle todas las razones de mi decisión sobre nuestra relación.

Aún guardo esa carta, y cada cierto tiempo la releo, a modo de reafirmar mi decisión al respecto.

A estas alturas… ¿Me arrepiento de todo? No lo sé. A ella le guardo un agradecimiento infinito por todas las cosas buenas que me entregó, enseñó, por todo el tiempo que invirtió en mi persona, y los recuerdos y memorias que formamos juntos… Sin embargo, a estas alturas he aprendido tantas cosas desde mi soledad, que he podido sobrellevar bastante bien, o mejor dicho superar bastante bien todo este asunto. Nuestra ruptura no fue dolorosa: no hubo llantos en persona, y durante este tiempo que hemos estado separados, sólo ella ha decidido dirigirme la palabra, más que nada para dejarme en claro que puedo contar con su persona prácticamente… Que cumpla mis sueños y sea feliz. Pero mi política personal siempre ha apuntado a que, llegado a cierto límite con alguien más, no puedo volver atrás (mucho menos lo prefiero siquiera), y considerarle una “amistad” nuevamente, como tal… Prefiero optar por el silencio, la indiferencia y seguir la vida. Pero con eso, no quiero decir que le cierre las posibilidades de volver a hablarme, o de hablarle yo… Soy abierto a las posibilidades de la vida. Quien sabe si tal vez, antes de morir, terminemos encontrándonos una vez más, en persona. Mucho menos, nadie sabe qué podría suceder si eso llegase a ocurrir… Sea como sea, la vida sigue.

Mañana (17 de Octubre) se cumple una fecha muy importante. Y es por eso que esta entrada quedará aquí, plasmada en este rincón… A modo de conmemoración y memoria, por aquella joven, con quien alguna vez comencé a cantar una canción que ya no posee voz… Y se desvanece lentamente, en el silencio del pasado.

“El Dilema del Erizo” y quienes padecen de esta personalidad… Historia&Opinión.

  Muchas veces en la vida nos topamos con ciertas personas que comparten rasgos y formas de comportamiento entre sí muy comunes y usuales, en todo aspecto y forma, sobre todo en lo que a relaciones sociales refiere… Con esto, no estoy afirmando ni quiero que se dé a entender que dictamino que todas las personas son iguales entre sí, o algún grupo en particular. A lo que voy, es que comparten algunas cosas en común, pero a la vez, como todas las personas, tienen su esencia personal muy marcada, la cual algunas veces es influida por su grado y/o nivel de “madurez” propio y/o conocimiento sobre la sociedad que la rodea, o la del mundo en general.

 Dentro de los variados tipos de caracteres que uno puede encontrar en este vasto y amplio mundo, está ese que es característico en algunos sujetos y seres humanos, el cual yo califico personalmente (basándome en “Neon Genesis Evangelion” y uno de los personajes más influyentes en esta serie: Shinji Ikari) como “Erizo” o “Puerco Espín”. Quienes hayan visto la serie, pueden continuar después del siguiente párrafo (si lo desean), en el cual me explayaré al respecto:

Las personas que caen dentro de esta calificación, son comúnmente aquellas quienes, gracias a su personalidad, forma de ser, emociones, formas de ver la vida, nivel intelectual y/o cultural incluso, al tratar de acercarse a otras, terminan provocándoles molestia, malestar, tristeza, rabia, cólera, odio, desagrado, etc., ya sea gracias a las palabras que emplean para expresarse, o más bien, gracias a la actitud que reflejan al momento de socializar con alguien más. A su vez, sucede lo mismo si alguien más intenta dialogar o establecer una relación con este tipo de personas. Suelen evitar conocer a “cualquier persona al azar”, por temor a causar algo de lo ya explicado antes, y acarrear con ello, secuelas psicológicas en el peor de los casos. Se resume a lo que se habla en la anteriormente mencionada serie: No se acercan a otras/otros por miedo a hacerles daño, pero a su vez, si alguien más intenta llegar a conocerles más profundamente, termina siendo afectado por éstas.

¿Qué sucede entonces? A lo largo de toda mi vida, ni siquiera una, sino varias veces ya, me ha tocado lidiar o conocer este tipo de personas, y reitero: todas, TODAS comparten los mismos rasgos en común. Es un patrón que se repite, casi como una fotocopia, en toda esa clase de personas. Por eso yo “cariñosamente” (por decirlo de un modo un tanto suave, y en honor a una de las series que más me ha gustado en toda mi vida) he adoptado esos términos, para referirme a ese tipo de personas…

He así que he de contarles una experiencia de varias, a continuación. Una de las más significativas que he llegado a vivir en mi vida tal vez, por la cantidad de años y el nivel al cual llegué a relacionarme con aquella persona, la cual compartía este tipo de “patrón”. Obviamente, por respeto y cariño a ella, omitiré y cambiaré nombres y lugares, más no todo lo que viví/compartí/experimenté/conocí mientras estuvo en mi vida.

Todo comenzó así:

 Era una época en que vivía y gozaba de mi juventud, y disponía de tiempo libre durante los fines de semana. Era una época en que era más sociable, más abierto a conocer a cualquier persona que quisiera llegar a mi vida y compartir un buen rato, charlar, dar consejos, entregarle conocimientos, etc. Ya había empezado mis escritos, y conocía a una joven que poseía este tipo de carácter. Esa mujer por cierto, era muy inteligente, y le agradaba mi forma de escribir. De vez en cuando compartíamos una que otra charla amena, pero siempre dentro de los parámetros de la buena convivencia como amigos, o sea, hablábamos de gustos musicales, historias que inventábamos al azar, bromas que nos jugábamos el uno al otro de repente, etc. En fin, eran otros tiempos. Así entonces, por casualidades de la vida, llegó ella… Por cosas de gustos en común, más que nada. “Amy” (le pondré así, porque le gustaba (y tal vez aún le guste) Evanescence) era una jovencita que a primeras luces, me mostró su lado más dulce, su parte más tierna, alegre, etc. Me expresó que había leído algunas de mis obras en aquél entonces (“La Importancia de un buen corte de Pelo” creo…), le gustaban las personas que escribían bien (o relativamente bien), le gustaban algunas series de anime, mangas, etc. Pero poseía una gran falta de cariño por sí misma, cosa que me dejó bastante clara las primeras veces que hablamos. las circunstancias y nuestro intercambio de ideas y gustos iba tan bien hasta ese punto, que yo no podía creer en el momento lo bien que se estaban dando las cosas con alguien que, hasta ese momento, era una perfecta desconocida. Paralelamente, conocía también a otros jóvenes con gustos en común, y por esas curiosas vueltas de la vida, uno de ellos decidió realizar una junta, para que nos conociéramos todos en persona, y conformar juntos un foro… ¡UN FORO! (No pondré enlace, por 2 cosas: No vale la pena ya que el sitio está abandonado hace años ya… está por ahí mi presentación en todo caso xD, y porque no quiero que salga a la luz información que vincule a esta persona. Si llegase a leer esto (lo cual dudo…), en realidad me da lo mismo… Ya explicaré al final por qué).

Así que bueno, conversamos al respecto ella y yo, nos pusimos de acuerdo para que en ese día, nos paseásemos de la mano, o nos abrazásemos sin causa alguna (como ella me lo sugirió), y la defendiera ante “presuntos” ataques de salpicadura de agua (por parte de uno de los asistentes a la junta…). La cuestión es que guardé todo mi entusiasmo y ganas de verla por primera vez en persona, de hacer todas las cosas que prácticamente me prometió hacer aquella tarde, porque claro, siempre he sido una persona de “piel”, más que de “simples palabras” (con esto me refiero a ser alguien que prefiere demostrar ciertas emociones con un abrazo, más que con una frase o una palabra) y esta ocasión se presentaba como una oportunidad, un comienzo de algo que esperaba, fuera una hermosa historia hasta el final de mis días (ya sea una amistad, un romance, etc.).

Llegó así el ansiado y esperado día. Habíamos acordado juntarnos en cierta estación de metro, en un determinado lugar dentro de ésta (valga la redundancia). Desde el primer momento en que la vería —pensé para mis adentros— iba a correr a abrazarla y la levantaría entre mis brazos, para demostrarle mi afecto… Pero en la realidad sucedió otra cosa: cuando me acerqué a ella, y la abracé e intenté alzar, casi por poco la hice enojar en serio. Este fue el primer indicio de que algo no encajaba bien dentro de todo lo que habíamos hablado por mensajería instantánea. Luego de eso, ya un tanto decepcionado, me dispuse a tratar de disfrutar la tarde en que nos reunimos por primera vez como grupo, documentando cada lesera o tontera que ocurriese con mi vídeo-grabadora (una Handycam), así como también, cada momento clave en aquella junta… Cada vez que intentaba grabarla, daba vuelta su rostro o se lo tapaba, cada vez que intentaba darle la mano, me esquivaba con cierto grado de molestia. E incluso, cuando el que organizó la junta empezó a hacernos bromas con agua, ella se molestó muchísimo, alegando que no quería que le tiraran nada (siendo que durante nuestras anteriores charlas, lo estaba tomando con bastante humor e incluso me pidió que la defendiera  de eso, casi de manera “exclusiva”…). Fue en resumen, una joven con un carácter totalmente contrario al que me demostró indirectamente, tras un monitor y un teclado.

Se desarrolló así el resto de la junta, compartiendo entre todos, disfrutando y pasándolo “bien”, y decidimos ir a la casa de quien había organizado todo, a modo de pasar el rato… Mientras caminábamos hacia allá, se me acercó el tipo que había propuesto la reunión, y comenzó a contarme algunas cosas de ámbito sentimental, personal, de manera un tanto casi inmediata (nos llevábamos conociendo muy poco tiempo, pero él era de esos que entregaban confianza a los demás, sin mayores rodeos…), y entre todas las cosas, me contó que le gustaba “Amy”, pero el problema radicaba en que ella ya estaba saliendo con otro muchacho en ese entonces (quien se encontraba también ahí presente y era amigo de él a la vez…), y por ende, ya daba por perdida toda posibilidad con ella (no quería joderle la vida a nadie…). Ahí comprendí entonces el por qué ella estaba siendo tan “lejana”, tan “distante” con mi persona… Y era porque claro, su “pareja” (lo pongo entre comillas, porque no parecía para nada como tal…) estaba allí presente. Ella en ningún momento me había mencionado siquiera antes que estaba saliendo ni nada. Así que bueno, comprendí del todo la situación…

Se terminó la reunión, todos se fueron a su casa, y llegó el “incómodo” momento en que nos topamos en línea “Amy” y yo. Partió en un comienzo pidiéndome disculpas por haber sido tan distante y pesada conmigo, que era una persona un tanto acomplejada e insegura de sí misma, y que a la primera, le costaba muchísimo demostrar sentimientos, entre otras cosas. Salté y le dije entonces: ¿A lo mejor, no habrá sido porque andabas con tu pareja? Hubo un silencio por unos minutos. El haberle dicho eso, fue un “inesperado golpe bajo” al parecer. Al rato me dijo que sí, también, que estaban empezando a salir, y las cosas no habían andado muy bien… En fin. Decidí no darle mayor rodeos al asunto, y le expliqué que estaba desilusionado por su doble estándar (he de aclarar que es una de las cosas que más me carga respecto a una persona…), y que ya no esperara mayores cosas de mi parte.

Durante mucho tiempo, las relaciones entre ella y yo se mantuvieron un tanto distantes, fugaces. Hablábamos por períodos cortos de tiempo, y generalmente eran discusiones sin sentido por una u otra cosa. Ahí me fui dando cuenta de su patrón de comportamiento, el cual apuntaba a que era una persona que temía mostrar sus verdaderos sentimientos, pero a la vez, quería alguien que la escuchara, que se preocupara de ella. Una de las cosas que en un comienzo me declaró, era que quería una flor en particular (no diré cual), pero en un formato que, por el momento, sólo se puede encontrar de manera “artificial” (un color que por naturaleza, no se da). Me dijo que aquél que le regalase esa flor, sería sin lugar a dudas con quien se casaría (Una especie de sacrificio que sólo quien la amase de verdad, haría). Pasaron así los meses, y las relaciones entre ambos fueron mejorando visiblemente, de manera paulatina. Empecé a notar un cambio interesante en su forma de ser, en un sentido bastante positivo: me decía bromas en un tono sarcástico e irónico, me charlaba sobre sus sentimientos, sus puntos de vista, sus experiencias de vida, y yo a la vez, de las mías. Nos pusimos de acuerdo algunas veces, para juntarnos y salir a comer por ahí, y charlar en persona. Fuimos al cine, comimos pizza, etc. Cosas que normalmente cualquiera hace con otra persona. Hasta ahí, todo marchaba “bien” entre ambos.

Tuve durante ese tiempo algunas relaciones “relativamente significativas” con algunas personas más, de manera indirecta (nada formal o algo por el estilo, entiéndase: NADA PERSONAL), así como también, ella decidió “avanzar” su relación con aquél tipo anteriormente mencionado. Las cosas no le resultaron bien, así que por ende, decidió seguir su camino a solas, compartiendo conmigo parte de su experiencia… me demostraba cierta molestia cuando le charlaba sobre las cosas que yo estaba haciendo por mi parte, y trataba indirectamente de decirme (a través de sus gestos por ejemplo), que no estaba de acuerdo… A veces me decía que esperaba estar con alguien que sólo le dedicara tiempo y atención a ella y a nadie más prácticamente, que no fuera cariñoso y atento con ninguna otra mujer. Pero, como en ese entonces yo era una persona soltera y sin compromiso (como ahora, hahaha…), no le daba mayor importancia a lo que pudiera decirme. Fue a tal grado su molestia, que llegó a calificarme de “picaflor” (siendo que, reitero, ni siquiera salía en persona con aquellas jóvenes… Mas bien les servía como “psicólogo personal”, nada más… Uno de los mejores apodos que alguien me ha puesto, sinceramente… he recibido peores, más humillantes, pero en fin…), además de confesarme que le agradaba mi forma de ser, entre otras cosas. Yo en ese entonces, muchas veces le propuse que fuésemos pareja, que saliéramos, que nos conociéramos mejor, que fuéramos algo más que un par de amigos. Que estaba dispuesto a entregarlo todo, a sacrificar tiempo, lo que fuera por estar a su lado… Nunca me rechazó, pero tampoco me aceptó. Me dejó siempre “en la incertidumbre”… Que el tiempo le escaseaba, que vivíamos lejos, que tal vez sí, pero no estaba segura, etc. O si no, ante cualquier insistencia de mi parte, solía decir: Me tengo que ir/Me dio sueño/después hablamos/etc. Fue una época de varias “discusiones tontas”, “peleas sin sentido”, etc. Intentamos juntarnos y pasar un buen rato juntos, pero más allá de eso, las cosas no terminaron resultando de manera agradable para ambos, y de hecho, no nos reunimos en persona, al menos durante períodos largos de tiempo. Y las pocas veces que lo hicimos, no fueron para nada “citas memorables”…

(NOTA: Si ubica el término popular “tsundere”, comprenderá a qué me refiero… Si no, averigüe si gusta…).

Llegó así el momento en que conocí a la que fue mi “última pareja”, o mejor dicho, la que fue mi “última relación seria”. Se lo hice saber a “Amy”, cosa que no le agradó para nada, ya que durante aquella junta (cercana a un 14 de Febrero), me dijo varias indirectas (como que pasaría un fin de semana viendo películas con una amiga, comiendo golosinas y tomando gaseosas… a lo cual respondí: “bien por ti pues, que así sea si gustas. Pásala bien…” En pocas palabras, al final me dijo que si ella (“Anne”; nuevamente, no es su nombre, pero lo dejaré como tal… por respeto a su memoria y privacidad) era quien me hacía tan feliz, que fuera a su lado, me la jugara, etc. Yo en ese momento, volví a reiterarle que estaba dispuesto a darle una oportunidad a ella, ignorando toda posibilidad de empezar a conocer más allá a esa otra joven. Pero aún así, siguió en su misma postura de siempre. Pasó el tiempo, decidí dejar de construirme ilusiones, “castillos en el cielo” junto a “Amy”, ya que pese a que yo había sido 100% sincero con ella, nunca recibí respuesta a cambio… Al contrario, solía salir con sus típicas respuestas: “Me dio sueño/Me tengo que ir a dormir/etc. así que viendo que toda oportunidad con ella, no era más que pérdida de tiempo, decidí empezar a conocer y profundizar mi relación con aquella otra joven, “Anne” . En “Anne” encontré muchas cosas que yo buscaba en alguien más: Comprensión, Inteligencia, Preocupación, Aceptación, etc. por ende, mi interés en su persona, comenzó a crecer paulatinamente, y mi relación con “Amy” fue degradándose lentamente…

Tiempo después, volví a reunirme con ella en persona, para hablar de la vida. Había cometido unos cuantos errores con un “Amor de su pasado”, alguien que la había engañado no una, sino ya 3 veces (o más), en diversas ocasiones (incluso mientras yo la estaba conociendo). Allí, entre muchas cosas más, me declaró que “le habría gustado el haber tenido una relación conmigo, pero nunca tuvo el valor de decírmelo… que desde que me empezó a ver tan interesado y contento con la otra joven, echó sus oportunidades por tierra…”. He ahí que le cuestioné por todas las veces en que yo traté de que las cosas mejorasen entre ambos anteriormente, que fuéramos algo más profundo, que por qué no me lo había dicho en su debido momento… “Estaba insegura”… “No me sentía clara respecto a mis propios sentimientos”… “No quise atreverme, y me arrepentiré mucho tiempo tal vez…”. Decidí explicarle lo que sentía hacia mi pareja en aquél entonces, dentro de todas las cosas, para explicarle que me molestó mucho su falta de sinceridad, su falta de confianza… Su típica actitud “Erizo” hacia mí…

Finalmente, decidí alejar a “Amy” de mi vida… Más que nada, porque todo el tiempo eran mayoritariamente peleas y discusiones entre ambos (y si es que…). Traté de ser amable, de no dejarme llevar por “impulsos de estupidez” idiotas, pero sinceramente, con ella era casi imposible. O si no, no le servía para nada más que traducirle cosas o explicarle otras, nada más. Luego me fui dando cuenta que “Amy” dedicaba tiempo a hablar con sus amigos, amigas, pero no conmigo. Por ende, opté por la solución definitiva: Eliminarla de mi círculo de contactos. Tiempo después, decidió volver a hablarme, pidiéndome disculpas por no haber hablado conmigo durante tanto tiempo, y que si necesitaba algo de su parte, que acudiera a ella…

Pregunto abiertamente en este punto: Considerando todo lo anterior ¿Vale la pena hacerlo? Yo en lo personal, opino que no. Lo mejor es enfocarse en la felicidad propia, no calentarse tanto la cabeza por gente así, que uno intenta ser bueno y aceptarles tal cual son, pero luego deciden ignorarte y continuar su camino como si nada… Y si uno intenta siquiera “alcanzar su mano”, te devuelven una mirada de furia, de rabia, de indiferencia, de desagrado, de escándalos… de decepción.

Si hay algo que siempre he valorado, por sobre cualquier rasgo físico, por sobre muchas otras cosas… Es la sinceridad. Cuando alguien me falla en ese aspecto, no sigo insistiendo más allá… Sigo mi camino, y no le busco más…

Entiendo que todas las personas tienen sus traumas, sus problemas, sus defectos personales… Pero si yo, o cualquier otra persona es capaz de ver las cosas buenas, positivas, etc., de alguien, aunque posea una “imagen propia de mierda” sobre su persona… ¿eso no cuenta? Si yo, o cualquier persona, es capaz de querer aceptarla así, con sus pros y sus contras, sea para una amistad, charlar solamente, o quien sabe, algo más profundo a futuro… ¿Es preferible acaso el enrollarse tal como un “Erizo”, y escudarse en palabras hirientes, actitudes de mierda, etc. con tal que no se acerquen más allá? ¿Es preferible el juzgar a alguien por el físico, antes que por las intenciones verdaderas e internas? ¿Es tan difícil acaso, el sacarse el “espejo retrovisor” que llevas en los ojos, y mirar hacia una posibilidad distinta, junto a alguien más? ¿Cuesta tanto decir: “No me interesas” desde un comienzo mejor? ¿Cuesta tanto callar e ignorar, antes que ir y dar una opinión, y luego querer avanzar y avanzar junto a esa otra persona, para luego irse sin decir más? Y posteriormente ¿lanzar opiniones indirectas?…

Hay de todo tipo de personas en este mundo… Este tipo de gente, es una clase más de tantas… Debería ser psicólogo tal vez. En una de esas, ¿quién sabe? Esa sea mi real vocación…

A modo personal diré aparte, que la vida me ha tratado a golpes bastante duros (como a todas las personas, claro…). Y en parte he aprendido a aceptar a este tipo de personas (aunque últimamente ya me cuesta bastante), pero no por lo mismo, me cierro del todo… Soy abierto a las posibilidades, por muy extremas que se vean. Pero eso no quiere decir que cambiaré radicalmente quien soy, con tal de agradar a todo el mundo. “No soy monedita de oro”, es algo que vengo diciendo desde siempre… Y lo mantendré presente toda la vida.

La decisión, es suya…

Una Retrospectiva sobre mis escritos (Cómo y cuando comencé a escribir aproximadamente)

Era la época cercana a finales del 2006. En ese entonces, solía tener un “Fotolog” como la mayoría de las personas con las cuales me contactaba, juntaba, ubicaba, etc. Conocí a una joven, Cinthya L. Yañez H. (o “Trinity_630”) con quien compartí alguna que otra grata charla en MSN Messenger, e inclusive, una junta en persona, en la estación de Metro de Santiago “Elisa Correa”. Poseía una personalidad única (como todas las personas), que salía de lo usual. La experiencia, claro está, no fue para nada similar a nuestras charlas en linea. Si bien compartimos un par de cervezas (Becker, botella de casi 1 litro…) en una plaza cercana a esos alrededores, no tocamos temas profundos (salvo ciertos asuntos de su familia, lo usual: problemas y cosas por el estilo) y fue en sí, una tarde regular, sin nada extraordinario. Recuerdo que en ese tiempo, la estación había sido hace poco entregada, y las calles estaban en pleno proceso de remodelación (lo que significaba que habían varias planchas de MDF, mallas verdes, naranjas, etc., típicas de construcción). Tal vez en este punto estoy difariando un poco, no lo sé con certeza, sólo sé que habían obras en proceso… como sea.
Cierto día 20 de Diciembre del 2006, a las 13:43 aprox., en la susodicha estación, miré hacia arriba, hacia la abertura que se encontraba allí presente, en dirección hacia Santiago Centro… Y algo noté. Algo me llamó la atención… Y tomé esta foto: metro Y luego, al llegar a mi casa, la modifiqué hasta dejarla así:

metro2

De ahí la publiqué en mi Fotolog, en conjunto con una pequeña historia basada en este servicio de transporte. El relato trataba de un tipo que se quedaba dormido en el último vagón del metro. Luego, llegaba a la estación terminal del recorrido, y seguía allí, sentado y durmiendo, a tal punto que nadie se percataba de su presencia. Entonces, el metro comenzaba a resguardarse en su espacio de reserva, y era allí cuando él despertaba, para darse cuenta que se encontraba en realidad, en una especie de realidad alterna, distorsionada y extraña. Recuerdo que entre todas las cosas raras que veía, se le aparecía una joven de cabellos negros y largos, y decidía huir, subiendo una escalera larga hasta lo que él esperaba, era el exterior. Sin embargo, no terminaba muy bien su “travesía” personal. Esa fue la primera historia que escribí en un ámbito serio, a modo de gusto personal por la redacción en general, y lamentablemente, nunca se me ocurrió respaldarla. Esto lo digo porque debido a múltiples problemas que tuve en esa época, tanto personales como falta de recursos y tiempo (conexión estable y fiable a Internet por decirlo así, entre otros) decidí cerrar ese “Fotolog”, y con él, se fueron tal vez, un par de historias más que ya no recuerdo.

Transcurrió así el tiempo, y decidí crear un blog en la plataforma que ofrecía (u ofrece aún, no sé) Google creo (Blogspot para ser más preciso), que si no me falla la memoria, se titulaba “Tales of Neito-kun”. En él, además de subir alguna que otra traducción u otra cosa, comencé a escribir la que fue “una de mis historias más “queridas” en su tiempo: “La Importancia de un buen corte de pelo” y nació así también, “John Neo Mason”, mi alter-ego literario, mi otro yo en un universo paralelo, el cual posee una fuerte influencia por parte del universo de la saga a la cual amo (Silent Hill), personaje que luego decidí cambiar a “James Neo Mason”. Su nombre nace en virtud de Harry Mason, protagonista del primer juego y otros más por ahí, y después, en honor a James Sunderland (Silent Hill 2) también, decidí cambiar el nombre definitivo de mi personaje novelesco. John/James tuvo en parte influencias de Fox Mulder también (The X-Files), debido al carisma y personalidad que posee este personaje. Es por decirlo así, una de las tantas cosas que me habría gustado hacer en esta vida: un Detective orientado a resolver casos referentes a personas con personalidades complejas, realidades paralelas, etc., analizar al fin y al cabo, la compleja mente de una persona considerada por la mayoría de la gente como loca, desquiciada o similares. Este sitio estuvo durante varios meses vigente, albergando parte del contenido que solía escribir (ya explicaré el por qué).

“La Importancia de un buen corte de pelo” nació como idea a causa de que en ese entonces, mi pelo era considerablemente largo, era época de verano, hacía calor y en ocasiones, sentía una leve comezón en mi cabeza. Por ende, a modo de broma y en serio a la vez, decidí plasmar parte de esas vivencias y experiencias en mi sitio, el cual como dije, conservé durante unos meses, debido a que con el tiempo, me fui dando cuenta que la plataforma en sí era muy sencilla, muy poco personalizable, muy básica. Y dí así con WordPress, sus prestaciones, su elegancia, su robustez, y creé el blog sucesor de mis historias, el cual titulé “Tales from Neito_kun”.

En “Tales from Neito_kun” (si es que hay por aquí algún/alguna lector(a) de “huesos amarillos”) decidí concluir la historia ya mencionada, dándole 3 finales alternativos, los cuales pueden leer (si gustan) en este blog (alcancé a rescatarlos, y ya entenderán el porqué digo todo esto). Además de esto, decidí escribir una historia que no figura en la actualidad en este sitio, pero sí aparece en mención: “El Reloj”, el cual es un relato que nació gracias a un libro que llegó a mis manos, de Lenguaje” para 8° Básico (entiéndase colegio, preparatoria, etc.), en el cual, aparecía una actividad que invitaba a que los alumnos desarrollaran un relato propio, en base a unos escritos que allí aparecían (digamos “ideas”). Apenas encuentre el libro, prometo sacarle una foto, y subirla. El párrafo (a grandes rasgos) hablaba de un tipo que sentía una ligera sensación de punzamiento en su muñeca, decide sacarse el reloj de pulsera que andaba trayendo, y aparecían debajo de éste, un par de orificios pequeños, por los cuales brotaba un hilillo de sangre. Esas pocas palabras, años después, me inspiraron a escribir ese relato que, curiosamente, hace pocos días, descubrí que aún está disponible, gracias a un sitio llamado “Wayback Machine”, el cual se dedica a recopilar datos de páginas que alguna vez existieron. Para no darle más vueltas, y si les interesa: http://web.archive.org/web/20090220103814/http://neitokun.wordpress.com/2008/07/16/el-reloj-un-pequeno-adelanto-de-esta-produccion-original-propia-mia-inspirada-en-silent-hill/

En esa época, me dediqué a escribir bastante, gracias en gran parte, a las personas que fueron significativas para mí en ese entonces: Fabiola Riffo, Fernanda Escanilla, Alexia Weels (Q.E.P.D.), “Luuy”, entre otras. A modo de reconocimiento, tuvieron su lugar como protagonistas o personajes en algunas de mis historias. Fueron quienes se interesaron de verdad en lo que yo escribía, en mi persona, en mi vida, me animaban a escribir, y es más, en ocasiones cuando hablábamos por MSN Messenger, les solía improvisar historias “al momento”, dándoles esa sensación de que estaba yo o alguien más a las afueras de su casa (por ejemplo), espiándoles, mirándoles sigilosamente mientras hablaban conmigo… Jugar con la psicología de las personas para fines de entretenimiento de ambas partes solía ser una de mis aficiones preferidas en ese tiempo, y esa plataforma de mensajería instantánea, me ofrecía esa posibilidad.

Con el pasar de los años, las cosas fueron complicándose entre nuestras vidas (alejamientos, distancias, quiebres sentimentales, etc.) y claro, perdí contacto con todas y cada una de ellas, además de tomar, a modo de medida drástica (e idiota de mi parte) el cerrar mi sitio (para sepultar entre muchas cosas, ciertos escritos que hice con rabia en aquél entonces) y varias de las cuentas de correo que solía administrar en ese tiempo (errores que me enseñaron muchas lecciones, y hasta el día de hoy, recuperar lo que “alguna vez fue” me ha costado muchísimo). Con mi decisión, perdí gran parte de la gente que me seguía, que nunca llegué a conocer más allá de unos pocos comentarios, y mis escritos se sumieron así, en un abismo de silencio y soledad. Transcurrieron muchos meses hasta que decidiera nuevamente abrir otro sitio, el cual, querida o querido lector, estás visitando.

Como ven, han transcurrido muchísimas cosas durante estos ya casi 10 años (10 AÑOS ._.U) escribiendo, traduciendo, desahogando, expresando lo que llevo dentro de mi mente… Y acorde a la fecha de la foto, declararé como día de “aniversario” el 20 de Diciembre. Espero poder seguir compartiendo con todas y todos Uds. las creaciones e ideas que surjan, y algún día, poder concluir los proyectos pendientes que tengo a la fecha. Y a modo de anuncio, les diré que felizmente encontré unos manuscritos que escribí, en los ratos libres de uno de mis antiguos trabajos… Obviamente, les daré su espacio acá (y con foto incluida a modo de prueba… O sea, conocerán la letra que usaba en ese entonces…).

¡Gracias totales!

Auf dem Wasser zu singen (Franz Schubert) + Lyrics (Traducción a partir del Inglés al Español)

 Este tema aparece entre varios otros, muy buenos también, en la banda sonora de la película Battle Royale (バトル・ロワイアル Batoru Rowaiaru) del director  Kinji Fukasaku, la cual fue una adaptación del libro escrito por Koushun Takami, titulado de la misma manera.
Battle-Royale
Auf dem Wasser zu singen” (o “Para ser cantado en el agua”), es un “Lied” compuesto por Franz Peter Schubert en 1823, basado en un poema que lleva el mismo nombre, escrito por
Friedrich Leopold zu Stolberg-Stolberg.

 A modo de aclaratoria, “Lied” es un término que se utiliza en la música clásica, para denominar a ciertas canciones líricas que estén compuestas por una letra breve (poemas) y a la vez, lleven un acompañamiento acorde (generalmente la música de un piano).

La letra en alemán:

Mitten im Schimmer der spiegelnden Wellen
Gleitet, wie Schwäne, der wankende Kahn :
Ach, auf der Freude sanftschimmernden Wellen
Gleitet die Seele dahin wie der Kahn;
Denn von dem Himmel herab auf die Wellen
Tanzet das Abendrot rund um den Kahn.

Über den Wipfeln des westlichen Haines
Winket uns freundlich der rötliche Schein;
Unter den Zweigen des östlichen Haines
Säuselt der Kalmus im rötlichen Schein;
Freude des Himmels und Ruhe des Haines
Atmet die Seel’ im errötenden Schein.

Ach, es entschwindet mit tauigem Flügel
Mir auf den wiegenden Wellen die Zeit;
Morgen entschwinde mit schimmerndem Flügel
Wieder wie gestern und heute die Zeit,
Bis ich auf höherem strahlendem Flügel
Selber entschwinde der wechselnden Zeit.

La traducción al inglés (Gracias a Wikipedia):

In the midst of the shimmer of reflecting waves
Like swans, glides the bouncing rowboat
Ah, over the joyous, gently-shimmering waves
Glides the soul like the rowboat.
From the heaven on down the waves
Dances the evening glow around the boat.

Above the top of the western grove
Friendly greets us the red glow;
Below the branches of the eastern grove
The reeds rustle in the red glow.
Heavenly joy and the peace of the groves
The soul breathes in the evening glow.

Ah, disappears from me with the dewy wings
On rocking waves, flies the time
Disappears tomorrow on shimmering wings
Just like yesterday and today, flies the time.
Until I myself on more highly radiant wings
Flee from the changing time.

Adicionalmente está esta (en la cual baso mi traducción):

In the middle of the shimmer of the reflecting waves
Glides, as swans do, the wavering boat;
Ah, on joy’s soft shimmering waves
Glides the soul along like the boat;
Then from Heaven down onto the waves
Dances the sunset all around the boat.

Over the treetops of the western grove
Waves, in a friendly way, the reddish gleam;
Under the branches of the eastern grove
Murmur the reeds in the reddish light;
Joy of Heaven and the peace of the grove
Is breathed by the soul in the reddening light.

Ah, time vanishes on dewy wing
for me, on the rocking waves;
Tomorrow, time will vanish with shimmering wings
Again, as yesterday and today,
Until I, on higher more radiant wing,
Myself vanish to the changing time.

Y su traducción al Español sería mas menos:

En el medio del resplandor de las olas reflectantes
Se desliza, como lo hacen los cisnes, el bote vacilante;
Ah, en olas brillantes suaves de alegría
se desliza en compañía el alma como el bote;
Luego desde el cielo hacia abajo en las olas
Baila la puesta de sol alrededor del bote.

En la
copa de los árboles del bosquecillo occidental
Ondea, de manera amistosa, el destello rojizo;
Bajo las ramas del bosquecillo occidental
murmuran los juncos en la luz rojiza;
Alegría del Cielo y la paz de la arboleda
e
s inspirada (inhalada) por el alma en la luz enrojecida.

Ah, el tiempo se desvanece en alas cubiertas de rocío
para mí, en las olas oscilantes;
Mañana, el tiempo se esfumará con alas brillantes
de nuevo, como ayer y hoy,
hasta que yo, en un ala más alta y radiante,
Yo mismo desvanezca con el tiempo variable.

A mi gusto, quizás la letra que ofrece Wikipedia se traduce mejor, y suena más acorde a la idea en sí del poema, pero viendo que es más complicado entender la segunda, opté por traducir esa mejor, para un entendimiento más amplio si se quiere, de lo que dice esta obra.

A modo de opinión personal, me habría encantado oír una obra más larga con esta melodía, creada a manos de Schubert… Me deja esa sensación de que la podría haber alargado por al menos unos 6-8 minutos, pero como dicen “de lo bueno, poco”…

Espero les guste, y desde ya aviso que, ésta probablemente no sea la versión final de la traducción de este hermoso tema (por mi parte). En caso que alguna vez le pueda dar una mejor interpretación y traducción, lo haré. Por otro lado, reitero también, agradecería que en caso que quieran usar esta traducción para algún video personal u otro motivo, agreguen en los créditos a mi sitio por favor, se los agradecería enormemente.

Y como siempre, todo comentario que sea constructivo, de gracias, de apoyo, etc., es bienvenido…

matta ne!

Fanfic en progreso (Laweafemenina)

… Luego de varias “copas demás”, Teresa comenzaba a experimentar las consecuencias inevitables del alcohol en su cuerpo. Un sutil rubor coloreaba sus mejillas, los párpados comenzaban a sentirse levemente más pesados, y veía que su entorno empezaba a dar vueltas. Fran por su parte, había decidido recurrir a una “solución” rápida para poder despabilar un poco: fumar un cigarrillo. Lo que no se imaginaban, ninguna de las dos, eran las cosas que pasaban por la cabeza de Marjorie en esos momentos, quien por causa de los tragos, se había vuelto un poco más extrovertida y liberal que lo usual.

—¡Chicas! Ahora que tenemos el “Just Dance”, ¿bailemos? —dijo Marjorie, agitando animada el Wiimote que sujetaba con su mano izquierda
—Ya, espera que termine el pucho y te apaño, pregúntale a la Tere si quiere jugar, o a los chiquillos —le respondió.
—Es que están en otra, metidos en el PC… Parece que están viendo el hashtag en Twitter, o algo por el estilo —señaló Marjorie—. En una de esas, deben estar jugando Guild Wars, el par de frikis. ¡Ya poh, deja esa cuestión ahí y apáñame! —le pidió a Fran, en un tono de súplica—. La Tere está algo borracha parece, le preguntaré si nos quiere acompañar, o si se quiere ir a acostar mejor.
—Ya, dale… Es que ando media mareada con tanta cuestión que tomé, pero creo que bailando se me va a pasar…
—Sí, moviéndote demás que te recuperas. ¿¡Tere!? ¿Quieres bailar con nosotros? —le preguntó
—¿Ah? ¿Qué? ¿De qué me perdí? —respondió ella, limpiándose la cara con su mano derecha—. ¿Qué pasó, “Mayo”?
—Que si quieres bailar “Just Dance” con nosotras, tontín —dijo Marjorie, mientras le mostraba el Wiimote, sujetándolo desde la correa con sus dedos índice y pulgar, y lo movía de un lado para otro, como un péndulo.
—De ahí les voy a ganar, par de tiesas —expresó Teresa.
—Ah, sí claro… Desde la AnimExpo que se te subieron los humos a la cabeza, y te andas jactando de ser mejores que nosotras… ¡Te reto poh!
—Ya oka, apuesto que te saco la cresta…
—¡Fran, apura!
—… ¡y te vuelo la raja en cualquier tema! —concluyó Teresa, mientras se ponía de pie y se acercaba a donde se encontraba su amiga,
—¡Salud por eso! —exclamó Marjorie, y tomó de un sorbo lo que le quedaba de vodka en su vaso. Procedió a encender la consola, y luego le pasó un control a Teresa. El juego ya se encontraba inserto, por lo cual, no tuvo que invertir tiempo en ir a buscarlo a su habitación. Decidieron que el tema a jugar saliera al azar, para que no fuera un duelo con ventaja para quien eligiese la canción. Francisca había terminado de fumar su cigarrillo, y se sentía algo más despierta y animada para seguir un rato más tomando y compartiendo con sus amigas. El tema elegido por el juego fue “Careless Whisper” de George Michael, lo cual provocó en Marjorie, un leve escalofrío que recorrió su espalda, y una sensación de alegría indescriptible en el pecho de Teresa. El jugar “Just Dance” representaba una oportunidad que había estado esperando desde hace mucho tiempo, para poder tocar su cuerpo y no levantar sospechas o ideas extrañas. Ya en ocasiones anteriores habían hablando sobre las orientaciones sexuales de cada una, y por ende, ya había echado por tierra cualquier posibilidad de iniciar una relación sentimental junto a Marjorie. Pero tenía en cuenta que tal vez, ahora que las circunstancias eran ligeramente diferentes a lo usual, pudiese ocurrir alguna clase de milagro, y en caso que así fuere, se excusaría en que estaba pasada de copas, y listo. Francisca se sentó en un sillón cercano a la mesa de centro, para ver cómo bailaban sus amigas, y burlarse o reírse en caso que alguna de ellas cometiese algún error, se golpease o se cayese, por falta de equilibrio y coordinación. Se sentía bastante feliz aparte, por poder estar cerca de Marjorie, y saber que en algún momento, podrían bailar juntas alguna canción, lo cual le permitiría a ella, al igual que a Teresa, la posibilidad de tocar su cuerpo, sentirlo cerca, y ser tocada por ella, al ritmo de algún tema. Ansiaba que éste incluyese una coreografía lo más sensual posible, que ejecutaría de la manera más pasional que pudiese, para ver si lograba con eso despertar algún deseo “oculto” en la mente de la joven, alguna fantasía erótica que implicase llevar las cosas a un nivel más “íntimo” posteriormente. Francisca no sospechaba bajo ningún punto que las intenciones de Teresa eran bastante similares, ya que ella había hecho durante todo este tiempo, un gran esfuerzo por ocultar y disimular lo que sentía hacia Marjorie, quien en estos momentos se había convertido involuntariamente en una “presa acechada por dos cazadoras”.

Comenzó a sonar así el tema, y a aparecer la coreografía a seguir en pantalla. Las figuras indicaban que en primera instancia, tenían que unir sus manos por unos momentos, palma con palma. Teresa aprovechó esto para soltar el Wiimote y posar ambas manos encima de las de Marjorie, quien por unos momentos se rió y siguió la coreografía tal como iba apareciendo:
—Estás curada ya, Tere, se te cayó el control… ¡Jajajaja! Menos mal que tenías la correa puesta, sino ya estaría en el suelo, pavita
—Dale no más, sigamos si todavía no pierdo —dijo ella.
Las figuras indicaban ahora, que Teresa tenía que abrazar a Marjorie, por lo que en esta ocasión,  aprovechó para soltar una vez más el Wiimote, y resbalar su mano sutilmente por la espalda, hasta tocarle el trasero y propinarle un suave “agarrón” que hizo sonreír y sentir el deseo de gritar “¡Oye!” a su amiga mientras seguían bailando
—Estoy leseando un poco, Mayo. No te enojes…