El “Capitalismo Cooperativo” en Japón (Opinión/artículo original de J-List)


Comparto esta entrada con Uds. mis queridas y queridos lectores, porque considero que es un punto de vista y opinión bastante interesante, un comportamiento “imitable” que muchas personas más deberían tener en cuenta, al menos, como yo lo veo. Llegó a mí por correo, y me inspiró a traducirlo y agregar adicionalmente mis opiniones u comentarios al respecto.

Sin más preámbulos, dejo el texto original (al menos, lo que vale la pena destacar… el artículo completo es un poco más largo):

 One subject I write about a lot is the way Japan practices a “gentler” form of capitalism that’s less cutthroat and generally more peaceful, cooperative and honest than in other countries. Some examples from my own experience:

  • Rather than try to upsell camera accessories I don’t need, I’ve been stopped from buying unnecessary products by store clerks.
  • Similarly, when optical fiber internet came to J-List’s area, I tried to order the fastest version they made. The NTT employee suggested I try the standard speed for a while then upgrade if I needed more speed.
  • If I buy lumber or other heavy items at my local home center, they’ll loan me a light truck to drive it home. For free. Even to a gaijin who (then) didn’t possess a proper Japanese drivers’ license.
  • The most beautiful view in all Japan is at the top of Mt. Hakodate, looking down over the city. Yet enjoying a meal and a beer at the restaurant there doesn’t cost more than it would anywhere else. They could charge 3x easily, as they do in popular cafes in Rome, yet it doesn’t occur to the Japanese to do this.
  • When J-List forms relationships with new distributors, they’re always careful make sure we don’t already buy from an existing company. Appearing to “steal” us from a competitor would apparently be a bad thing…even though that’s kind of the point of capitalism.

Almost without exception, Japanese companies will compete with each other for customers by making the best products they can, yet always coexisting peacefully with the other companies in their industry. The Western practice of “disruptive innovation” — choosing an aging, inefficient industry and purposely damaging it with new technology so you can profit from the destruction that ensues — just doesn’t exist here. While smart tech names have beaten up and stolen the lunch money of slow-to-evolve companies like Palm, Nokia, Blackberry, and Kodak among others, Sony never tries to destabalize Panasonic so it can profit and grow.

* It’s interesting to note that while Japanese companies don’t purposefully disrupt other companies or pursue business aggressively, Korean companies do, which may be why Samsung is #15 on the Forbes list of top companies by market cap, and Sony is #449. *

Y la traducción:

Un tema sobre el cual escribo a menudo, es la forma en que Japón practica una forma de capitalismo “más gentil”, que es menos despiadada y generalmente más pacífica, cooperativa y mucho más honesta que en otros países. Algunos ejemplos de mi propia experiencia:

  • En lugar de tratar de aumentar las ventas de accesorios de cámaras que no necesito, se me ha evitado el comprar productos innecesarios [para mí] por los mismos vendedores de las tiendas (Comparado con lo que sucede en donde resido: no faltan las personas que enumeran todos los puntos positivos de los productos que venden, con tal de convencerte a comprarlo todo en la medida de lo posible, independiente de que sean cosas de mala calidad o desechables. Lo que les interesa a ellas/ellos es: VENDER. Así de simple. Por tanto, se infiere que allá, las y los vendedores se encargan de asesorarte bien, de cuidar que no gastes tu plata inútilmente, si realmente no necesitas lo que “crees” que puedes necesitar. Eso a su vez, genera una necesidad menor de producción, lo cual reduce, aunque sea un poquito, el impacto de las industrias en el medio ambiente… Recordé un detalle: cuando se rompe o agrieta algo hecho en cerámica u otro material similar, por ejemplo, una vasija, un platillo, etc., que —por lo general— tiene una historia o un recuerdo asociado, allá en Japón, más que tirarlo a la basura y comprar otro nuevo, se ve la posibilidad de repararlo, se unen las partes nuevamente y se rellenan las grietas con barniz de resina mezclado con polvo de oro u otro metal. A este proceso, técnica (u arte en sí) se le conoce como “Kintsugi“, la cual es una forma de demostrar que cuando algo que posee un valor único u especial se fractura, se rompe, una buena alternativa es repararlo y embellecerlo, sin ocultar esas imperfecciones, para enseñar entre otras cosas, la capacidad de “resiliencia” de éste: el seguir presente y vigente, mostrando sus “grietas u roturas” como algo bello. En sí es una filosofía aplicable a la vida de las personas: Seguir adelante, independiente de todas las cicatrices y heridas que se puedan tener, sin considerar éstas como algo feo u ocultándolas, si no, que muy por el contrario, considerándolas como “lecciones de vida aprendidas” valorables. Muestras de sabiduría…
  • Similarmente, cuando llegó el Internet por fibra óptica al área [donde está ubicado] J-List, traté de pedir la versión más rápida que hubiese disponible. El empleado de NTT me sugirió que probara la velocidad estándar por un tiempo y que actualizara después [el plan] si requería de más velocidad (Comparando acá, por el contrario, al momento nadie te asesora y te dice si en realidad vale la pena o no el plan más rápido, por el contrario, viven tirando folletos publicitarios en los cuales intentan cautivarte con planes de Internet a velocidades “maravillosas” y precios módicos, para que después, en la práctica, termines siendo víctima de ésto: https://kuroneito.wordpress.com/2015/08/12/como-evaden-a-vtr-y-joden-a-los-clientes-en-chile-historia-real-y-propia/ o de las propias restricciones puestas por los mismos ISP…).
  • Si compro madera u otras cosas pesadas en mi tienda local para el hogar, ellos me prestan un camión ligero para llevarme las cosas a casa. Gratis. Incluso a un gaijin (extranjero) como yo que (en ese entonces) no poseía una licencia de conducir japonesa apropiada. (Acá no: si te pueden cobrar extra por el transporte, lo hacen. Lo mismo la gente que puede llevar las cosas que cargas en el maletero, por lo general, te lo cobran aparte, de forma adicional…).
  • La vista más hermosa en todo Japón está en la cima de la Montaña Hakodate, mirando panorámicamente toda la ciudad. Sin embargo, disfrutar de una comida y una cerveza en el restaurante que está ubicado allí no cuesta más de lo que costaría en cualquier otro lugar. Podrían cobrar 3x fácilmente, como lo hacen en los cafés populares en Roma, pero a los japoneses no se les ocurre hacer eso. (Acá, por el hecho de gozar de una vista esplendorosa, se suben los precios a niveles exorbitantes…).
  • Cuando J-List forma relaciones con distribuidores nuevos, ellos siempre se preocupan de que no estemos comprando actualmente sus productos a otra compañía existente. Aparentar el “robarnos” de un competidor sería visto como algo malo… Incluso aunque ese es como el punto del capitalismo. (Mientras que acá y en muchas partes, si se puede ofertar a menor precio lo que el cliente requiere, con tal de que le compre a la compañía u empresa, no interesa el respetar a la “competencia”… No importa el que esa persona que quizás está empezando a emprender, pierda sus clientes gracias a alguien que no le interesa “aplastar” a su competencia… Como lo que sucede entre grandes cadenas de supermercados y los almacenes de barrio…).

Casi sin excepción, las compañías Japonesas competirán entre sí por los clientes haciendo los mejores productos que puedan, pero siempre coexistiendo pacíficamente con las otras compañías en su industria. La práctica Occidental de la “innovación disruptiva” –declinarse por una industria ineficiente, envejecedora y dañándola a propósito con tecnologías nuevas, para así poder lucrar con la destrucción que le sigue — simplemente no existe aquí [en Japón]. Mientras que nombres de tecnología inteligente han apaleado y robado el dinero del almuerzo de las compañías-lentas-en-evolucionar como Palm, Nokia, Blackberry y Kodak, entre otras, Sony nunca intenta desestabilizar a Panasonic, para que así cada uno pueda beneficiarse y crecer.

* Es interesante notar que mientras las compañías Japonesas no intentan quebrantar a propósito otras compañías o perseguir negociaciones de forma agresiva, las compañías Koreanas sí, la cual puede ser la razón   por la que Samsung está en el lugar #15 de la lista Forbes de las mejores empresas por capitalización del mercado, mientras que Sony está en el #449 *

Como pueden ver, la cosa allá es simple: La cultura de calidad de servicio al cliente prima sobre cualquier otra cosa. Se respeta el deseo de surgir y competir de forma “sana” (por decirlo de un modo) sin necesariamente llevar a cabo estrategias y métodos que puedan perjudicar a quienes estén inmersos en el mismo rubro: Si puedo ofrecer algo mejor que lo que tú ofreces, en mejores condiciones y el cliente me acepta por ello, no impediré que tú mejores tus condiciones y recuperes eventualmente al cliente…

Pienso que si se llevara a cabo esa filosofía —de forma general— y se aplicara una mejora en la cultura general de las personas, una forma de consciencia colectiva que se empeñara en mejorar la calidad de vida de todos, en vez de mejorar las ganancias anuales, valorar a las personas por lo que son, más que por lo que poseen, viviríamos mucho mejor como sociedad en varios sentidos…

 

Después de leer todo lo anterior, ¿no lo creen así también? Les invito a compartir sus puntos de vista, en la caja de comentarios…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s