Reflexiones…


Cierta vez recibí un comentario, el cual me sacó una sonrisa. A modo de aclaratoria, el contexto en el que se dio todo esto, fue en una crítica que hice respecto al comportamiento típico de algunos grupos de personas, que pertenecen a cierta tribu social, con la cual comparto algunos rasgos y gustos en común. Mi crítica y palabras apuntaban netamente (a mi modo, claro está) a que se dejase de adoptar esa especie de “tradición” o “ritual de comportamiento”, el cual se da explícita y únicamente cuando muchos factores se juntan y conforman una congregación de gente, que comparte en sí gustos en común. Directamente hablando: el adoptar a modo de desesperación o falta de atención y cariño (tal vez), la idea de traer consigo un papel… un cartel mejor dicho, con el típico mensaje: “Doy abrazos gratis” o sus variantes: Regalo… Los doy por comida, etc.

Por la experiencia que tengo respecto a las circunstancias en donde se da eso (principalmente ciertas convenciones…), las personas que tienden a usar ese recurso, son gente con autoestima muy baja, o bien (en el mínimo de los casos), personas que lo hacen con el fin de llamar la atención, para cuales sean sus objetivos finales: provocar una sonrisa, miedo, admiración, etc. En fin, no entraré en mayores detalles al respecto, porque no lo considero necesario, y mucho menos, siento los ánimos de hacerlo aquí (pues ya lo hice en el lugar correspondiente, y en la publicación adecuada, o sea, en el lugar que realmente valía la pena hacerlo…). Reitero nuevamente, que mis palabras apuntaban (a forma de crítica, como suelo expresar mis puntos de vista a veces) a que quienes recurren a tal grado de “humillación personal”, se diesen cuenta de lo que estaban demostrando en el fondo: lo patéticos que se ven y la imagen personal que exteriorizan al mundo y a la sociedad, intentando parecer “tiernos”, “inocentes”, “cariñosos”, etc., cuando en realidad no lo son. A como yo lo vi en su tiempo (las múltiples veces que asistí a esas juntas, eventos, etc.), quienes recurrían a eso para lograr sus objetivos personales, casi siempre andaban poco aseados, tanto en lo que a higiene personal refiere, como también en su vestimenta… Entonces, el ofrecer algo de esa índole (un mero abrazo), que es algo que perfectamente podrían hacerlo en cualquier parte: metro, escuelas, calle, etc., es algo que sólo lo hacían y hacen aún en lugares en donde se reúnen las circunstancias “ideales”: gente haciendo/usando cosplay, compartiendo gustos en común, etc., lo que los convierte evidentemente en seres cometiendo un acto más que patético (a mi parecer) en contra de sí mismos. Por último, si tan poco cariño tienen de su persona, de sí mismos, o miedo a cómo puedan responder las demás personas ante semejante “estímulo” (un simple abrazo, valga la redundancia), busquen entonces otros medios o formas de superar sus traumas, de aprender a dejar sus prejuicios y falta de amor propio atrás, y atreverse a cambiar para mejor, como por ejemplo: intentar (independiente del resultado) dar esos “abrazos gratis” en otros lugares que no sean esas juntas, convenciones, etc. y ver en qué pueden mejorar, superarse o lo que sea, para sentirse mejor consigo mismos… A eso prácticamente apuntaban mis palabras.

En resumidas cuentas, a varias personas les pareció bien lo que dije (siendo que tal vez, no empleé una forma más delicada o cuidadosa para expresarme), y hubo alguien que incluso dijo: “Un escritor que asistía a convenciones…” (refiriéndose a mi persona)… Todo eso en conjunto, me sacó una sonrisa. Independiente que tal vez lo haya dicho en tono de sarcasmo o sincero, fue una opinión que me tomé con bastante cariño, risa y emoción a la vez… Considerando que de hecho, cometí el atrevimiento de mencionar que soy un “escritor” en el comentario que expresé.

En lo personal, no sé si considerarme “tan así” como tal. A lo largo de mi trayectoria en Fotolog (sitio en el cual partí mi afán de escribir cosas), Blogspot (o Blogger), MSN Messenger, WordPress (ahora en este último tiempo) y Facebook, he concebido múltiples cambios en mi modo de escribir y en mis temáticas (primero partí como un mero redactor de fanfics, luego de eso me dediqué a traducir cosas, después seguí inventando historias pequeñas (para asustar a mis contactos de mensajería instantánea, en esos tiempos), luego me centré en escribir más fanfics (relacionados con Silent Hill, claro está) y traducciones, y ahora en este último tiempo, me he orientado principalmente a traducir, fansubbear (traducir y agregar subtítulos a algunas series, películas o vídeos, para quien no sepa sobre qué trata el concepto anteriormente mencionado) y dar opiniones o redactar historias en base a mis experiencias de vida… Entonces, a diferencia de lo que uno normalmente encuentra al enfocarse en los trabajos de otros autores (H.P. Lovecraft, Edgar Allan Poe, Agatha Christie, Stephen King por ejemplo), ellas y ellos siguieron (por decirlo de un modo) una misma linea casi siempre, a lo largo de su trayectoria: se enfocaron o enfocan a escribir libros principalmente. Está bien, algunos partieron tal vez escribiendo cuentos, ensayos o pequeñas prosas, por aquí o por allá. Pero en lo que a mi caso personal respecta, nunca he seguido un modelo de autor o persona en mi vida (que yo haya conocido o conozca hasta ahora), y muy por el contrario, siempre me ha encantado la idea de aprender a hacer algo que me interese, y ver nuevas opciones al vuelo (he ahí que tal vez sea tan diverso o indefinido respecto a mis trabajos u obras). Generalmente he vivido así: Empezando cosas, pero nunca terminando de dominarlas completamente, o concluirlas adecuadamente, lo cual ha llevado a que varios proyectos que he empezado, aún (inclusive después de años ya) no he terminado del todo. Soy consciente, claro, de que es un defecto enorme de mi parte, y trato de cambiar esa parte en mí, pero es algo que cuesta evitar y dominar del todo. Sin embargo, no digo que sea imposible de manejar y utilizar a mi favor… Como todas las cosas en esta vida, toma su tiempo.

Así que si se dio el tiempo de leer esta breve entrada en mi sitio hasta este punto, tal vez comprenda (y acepte) una parte de mí…

Bienvenid@, aventurer@…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s