Una proyección sobre el futuro de Chile y/o algún otro país o sociedad en cuestión… una perspectiva distinta, basada en “Fight Club”


 el-club-de-la-lucha-personajes

Partiré diciéndoles o mejor dicho sugiriéndoles ver primero la película en cuestión (El Club de la Pelea – David Fincher), ya que si no lo han hecho, no comprenderán gran parte de lo que estoy a punto de redactar… y claro, van a adelantarse una gran película con diversos mensajes subliminales e indirectos de fondo.

tyler-durden-advertencia
Muchas veces me he topado en las redes sociales con la “eterna” pelea entre ideologías políticas distintas, abogando por un extremo o por el otro. Entiéndase con esto: gente que apoya las ideas de izquierda, así como también quienes abogan por las ideas de derecha. Asimismo también se nota una tendencia a un pensamiento netamente neutral, que quiere un cambio radical de sociedad, que se haga justicia a quienes optan por aprovecharse de los bienes ajenos (ladrones, gente corrupta, etc.), que ya está cansada de tanta palabrería y abuso por parte de la clase política y empresaria que gobierna y manipula las masas a nivel mundial y nacional. Entonces, viendo el panorama desde una perspectiva más “omnisciente”, me encuentro curiosamente ante una realidad bastante semejante a lo que transcurre durante los primeros minutos de la película: un protagonista sumiso, consumista, que se siente fracasado, frustrado, que busca llenar esa especie de “vacío personal existencial” yendo a grupos de auto-ayuda de todo tipo… Lo mismo sucede en esta sociedad (y en parte ME INCLUYO TAMBIÉN): gente que vive en un estado de “insomnio lúcido” inducido por los medios de comunicación masivos presentes (televisión, diarios, radio e Internet inclusive), que “vomita” en las redes sociales su angustia por la situación que se vive a nivel país/mundial, gente también que prefiere llenar esos “vacíos” comprando equipos tecnológicos de última generación, ropa a la moda, que vive sacándose fotos de la forma más atrevida posible para ganar admiración de las demás personas que le siguen, que comparten mensajes optimistas para tratar de generar cambios sociales o hacer sentir mejor a la gente a su alrededor, etc. o sea, paralelamente se nota y se refleja casi fielmente en los días de hoy, lo mismo que experimenta el protagonista en el film, al menos durante la primera hora de éste: esa especie de “bienestar social y propio” haciendo ese tipo de cosas mencionadas, día a día. Entonces, he aquí en este punto que yo me cuestiono: ¿Aparecerá tal vez alguna vez esa “Marla” que haga que dejemos de seguir ese mismo ritmo, esa misma “rutina” de seguir en el mismo círculo vicioso, haciendo las mismas cosas, y manteniendo a la misma gente en el gobierno? ¿Que nos obligue a cambiar de ritmo de vida, de forma de pensar, de actuar… de elegir “a las mismas personas de siempre”?

Estamos diseñados para ser cazadores y estamos en una sociedad de compradores. Ya no hay nada que matar, ni para pelear, nada para triunfar, ni que explorar. En esa castración social este cualquiera [el narrador] es creado.

David Fincher

Me pregunto también: ¿Surgirá a partir de todo lo que hemos estado viviendo a nivel nacional/mundial esa especie de consciencia estilo “Tyler Durden”, que logre finalmente hacer despertar a la gente y le haga darse cuenta que no es necesario (o mejor dicho, no es recomendable…) seguir el camino  de la “violencia idiota” (esa de protestar y pelear como perros y gatos contra FF.EE.  por ejemplo), y en cambio, es mejor el unir fuerzas, aprender cosas nuevas, abrirse al conocimiento en diversos temas y aspectos, reunir información, planear y efectuar”un golpe estratégico al sistema” que provoque un colapso importante en su poder de dominio, guiándose por el hecho en sí que somos nosotros mismos quienes tenemos todas las facultades de ponerlos allí, al frente de toda una nación, por ejemplo, pero asimismo también podemos derrocarlos y hacerlos caer? En este punto, tal vez no van a faltar quienes digan: pero Tyler fundó el “Club de la Pelea”, entonces ¿cómo que la “violencia” no es la solución? Y he aquí mi observación: Si no se dieron cuenta del trasfondo en sí, la verdadera razón de crear aquella agrupación “por lo bajo” entre otras, no fue para nada más ni nada menos que juntar una masa importante de personas, de diversos aspectos y lugares, apartarles de su rutina, quitarles sus prejuicios sociales, sus valores, etc., para llevar a cabo el “Proyecto Mayhem”, y con eso hacer caer a los “grandes” finalmente. En el fondo, lo mismo a veces espero y creo que tal vez sucederá algún día, cuando la gente decida “despertar” finalmente de la realidad que le han impuesto unas pocas personas, desde el momento de nacer y llegar a este mundo, sólo para su propia y egoísta conveniencia.

Está bien, la película al final toma un giro totalmente inesperado cuando “El Narrador” (el protagonista, Edward Norton) decide renunciar y vencer finalmente al impulsor de tan controvertidas y radicales acciones que él mismo ejecuta, bajo el nombre de “Tyler Durden”. Pero ¡vamos! Siendo sinceros: La “violencia estúpida”, desorganizada, manipulada inclusive por algunas corrientes políticas, ¿lleva a algo bueno finalmente? Muchas veces hemos visto protestas a nivel nacional que terminan conllevando a medidas represivas excesivas por parte de quienes son encargados de velar por el orden y tranquilidad de la ciudadanía (entiéndase: Policías, Carabineros, FF.EE., etc.), quienes a su vez, son mandados por la gente que gobierna el país en cuestión afectado, a tomar cartas en el asunto. Así también, está la postura de quienes prefieren que el Ejército y sus militares sean enviados a las calles a imponer orden y justicia contra los delincuentes, lo cual implicaría que muchas libertades se acabarían.

Entonces ¿Cuál es la solución? Según mi parecer, la educación, el conocimiento, la cultura, la inteligencia colectiva, la sabiduría, el deseo de aprender más y más cada día, desarrollarse como persona, etc.
¿Por qué? Porque si así fuese realmente, si se acabase la ignorancia existente y predominante en muchas sociedades a nivel mundial, se acabarían muchos prejuicios  sociales que separan a las personas; ya no habría “izquierda o derecha”, no habrían partidos políticos, no habrían religiones que prometen un paraíso o un infierno, un limbo u otra cosa en particular por seguirlas o no, se acabaría esa estúpida clasificación por dinero o posición social, se terminarían los equipos de fútbol y el fanatismo por estos (el cual conlleva a la muerte incluso en algunos casos), probablemente viviríamos en armonía entre sí, en vez de estar preocupados por competir con el de al lado, pensando en hacer guerra, fabricando armamento cada vez más destructivo, masivo… Estaríamos desarrollando cosas para vivir mejor y feliz, aprovechando y renovando de manera eficiente los recursos de este planeta, que cada día que pasa, se va deteriorando paulatinamente. Aumentaría la originalidad y el deseo de producir cosas nuevas, en diversos ámbitos, como la música, juegos, películas, arte, etc.

Ahora claro, se ve todo lo contrario: se valora lo vulgar, la corrupción está presente en todas partes, el abuso y explotación de las personas se deja ver en diversas formas en cualquier parte, prácticamente vivimos casi toda una vida trabajando y sufriendo ¿para qué? ¿para llegar a viejas/os cansadas/os, enfermas/os, y pagando tratamientos y remedios si queremos seguir con vida? ¿Y con un sueldo miserable en algunos casos, que no durará más allá de unos cuantos años antes de morir?

No digo que las cosas se den así sin nada a cambio… pero sí apunto a que el sacrificio que alguien invierta en algo, sea compensado en la misma medida… y no necesariamente de forma material solamente. Apunto a que se pueda orientar a las personas a hacer lo que realmente deseen hacer en sus vidas, y no lo que la “necesidad” o “el ritmo de la sociedad” les obligue a realizar para “surgir” y generar algo de plata y con eso poder “sobrevivir”, o sea: VIVIR PARA TRABAJAR… Que se entregue el conocimiento necesario y justo, el que la persona tenga obviamente más dominio o facilidad de aprender, y a la vez, dejarle las puertas abiertas a oportunidades de aprender cuanto guste sobre cualquier cosa, fomentar esa cultura de investigar, de descubrir, de inventar, etc., pero no imponerla… Acceso al conocimiento a nivel Universal al fin y al cabo. En un mundo ideal que tal vez tarde cientos de años en llegar (espero equivocarme),  se dará eso. Lo sé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s