Reality should be… strange?


Sometimes you go walking on the metro… you’re playing with your PSP Go and then… you expect that something strange, unusual happens… right there, right now, wherever you may be stand at that moment… but reality doesn’t work that way usually.

Piensas que claro, lo más común sería que algún artefacto explosivo oculto en algún bolso o mochila, estallara, o en el caso más extremo, un vagón o un tren completo se descarrilase de las vías, y saltaran chispas incandescentes por el roce de los metales con las estructuras de concreto, hormigón, mármol o piedra… Pero gracias a las múltiples medidas de seguridad existentes y reglamentarias, cosas así generalmente se evitan. Y en sí es triste, porque si bien se evitan tragedias y pérdidas materiales y humanas, contribuyen a la vez, de forma indirecta, que nuestra realidad cotidiana sea monótona, sin grandes acontecimientos destacables o inesperados.

What if… somehow… while you are walking as usual, as any other passenger in the station, a dimensional portal opens, right in front of you… And without advice, without notice… you walk into it? A dimension where you are standing on the ceiling, upside down, but you don’t feel like it?

Sin darte cuenta, terminas en una realidad paralela a ésta, en la cual no solamente estás caminando en el techo sin sentir que la sangre se te acumula en la cabeza. Al contrario, sientes que la fuerza de gravedad que te mantiene sujeto y parado en tus pies, en realidad ejerce una fuerza contraria al “centro de la Tierra”, o sea de hecho te repele lo  suficiente para permitirte estar de pie en el techo. Y te das cuenta de ello, y te sorprendes de sobremanera al ver que las cosas son completamente distintas a lo usual, a lo acostumbrado. Estiras los brazos a modo de tratar de alcanzar lo que supuestamente es el “suelo”, doblas las piernas, flexionas tus rodillas y saltas para ver si puedes llegar allí, pero en vez de impulsarte, terminas aterrizando estrepitosamente en el techo, como si alguien te hubiese empujado y te mantuviera sujeto a éste. pero no lo suficientemente fuerte como para no dejar reincorporarte en tus pies.

You start looking around you, in search for someone else, but there’s no one in there. All the place looks exactly as you know it: the charging machines, the cafeteria, the trash cans, the sits, the metro rails, the ticket offices, the stairs… The only thing that’s weird (besides the fact that you’re in the ceiling, of course) is there’s no one else, except from you… And then you decide to think: This must be a dream, can’t be possible!  you slap your face with your hand hoping with this gesture to wake up from such horrible “dream”, but NO! It doesn’t work!! It’s useless!!!

Comienzas a desesperar y pensar en qué hacer sobre todo esto: seguir intentando “despertar” mordiendo tu mano, pegándote combos en la cara, tratando de pisar tus pies, o bien, empezar a caminar hacia las escaleras y ver qué hay afuera, o saber si es que se puede salir de semejante lugar. Miras la hora en tu reloj de pulsera mecánico, pero notas algo inusual: En vez de moverse el puntero más delgado que indica los segundos, se mueve el de la hora, en dirección contraria y al mismo ritmo que el de los segundos. Decides caminar hasta la salida, y notas que el cielo está oscuro, en vez de estar claro como supuestamente lo estaba cuando llegaste a la estación. Y en vez de estrellas, hay lunas de distintos tamaños, algunas inclusive aparecen de manera súbita y se desvanecen, como si fuesen estrellas fugaces. Estás allí, parado en el borde del inicio del techo de la estación, pensando en qué podría suceder si dieras un paso más…

Would I fly into the sky? or maybe I can walk as I normally do in my life?  As anyone does it? Would I fade into the air?

Y das el paso hacia el exterior…

—¿¡Señor!? ¿Se encuentra Ud. bien? —dice una voz, tocándole el hombro— ¿Necesita ayuda?
—No, gracias, estoy bien. ¿Donde estamos?
—Acabamos de llegar a la estación terminal, hace aproximadamente unos 15 minutos —responde el asistente de la estación—. Le pediré que descienda por favor, ya que esta es la última detención del metro para los pasajeros.
—Oh, ya veo. Disculpe por las preocupaciones y molestias causadas —revisa sus bolsillos para saber y confirmar que aún lleva todas sus pertenencias— y gracias por avisarme.
—No se preocupe. No es el primero al que le sucede todo esto. ¡Que tenga un buen regreso a casa, sin novedades ni contratiempos!
—¡Gracias! ¡Hasta luego!

How should I continue from this point…?  am I really awake right now? Was it a “bad dream”? I look at my watch… seems to be working fine, as usual. A few people are leaving the station, just as I’m doing it right now. The sky looks like a big wolf’s mouth. I should rest… get some sleep. Don’t you think, James?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s